Top 10 de series “dramáticas”

A petición de Esti, que está buscando alguna nueva serie a la que engancharse, voy a intentar hacer un “top 10” de las mejores series dramáticas para darle ideas. El concepto de “serie dramática”, que se usa por ejemplo en los Premios Emmy, en realidad podría traducirse por “serie de capítulos de 40 minutos” o “series no cómicas”, porque incluye todo tipo de subgéneros, como ciencia ficción, acción, fantasía o drama propiamente dicho. En esta ocasión ni siquiera voy a intentar dar un orden de preferencia a las series, porque son tan distintas que resultan imposibles de comparar. Y como siempre, esto se refiere a las series que yo he visto (lógico): es posible que haya otras estupendas que yo no conozca; para eso estan los comentarios: Esti y yo os lo agradeceremos. En fin, aquí va la lista:

1.- Doctor en Alaska (Northern Exposure): Una serie muy especial, con guiones y personajes únicos: Joel Fleischman, el doctor judío neoyorquino perdido en Alaska; Ed, el indio huérfano amante de Woody Allen; “Chris in the morning”; Holling y Shelly, el matrimonio con una pequeña diferencia de edad; Maurice, el ex-astronauta y cacique del pueblo…

2.- House: Sí, los capítulos son todos iguales; sí, las enfermedades son cada vez más extrañas e inverosímiles; no, nunca es lupus. Pero esta serie de médicos-detectives tiene su mejor baza en un personaje principal cínico y antisocial como pocos, y en un coro de personajes secundarios que han ganado cada vez más importancia en la serie (para bien, diría yo).

3.-A dos metros bajo tierra (Six Feet Under): Otra serie llena de poesía, en este caso con un toque macabro: cuenta las aventuras y desventuras de una familia de enterradores (bueno, en realidad, dueños de una funeraria), desde el momento en que el padre muere y los dos hijos tienen que hacerse cargo del negocio. Una de las peculiaridades de la serie es que cada capítulo empieza mostrando cómo muere alguien: un cadáver del que luego tendrán que ocuparse los Fisher…

4.-Perdidos (Lost): Qué se puede decir de Lost que no se haya dicho ya. Aunque para mi gusto, ya lo he dicho otras veces, las dos o tres últimas temporadas son muy inferiores a las primeras, es una serie que ha marcado época en la televisión, por su capacidad para enganchar, para generar expectativas, para crear legiones de fans fieles y enloquecidos. Pasará mucho tiempo hasta que vuelva a haber un fenómeno televisivo similar…

5.- Mad Men: Una serie “de época” que retrata la vida de un grupo de publicistas de Madison Avenue en los años 50, con una ambientación casi perfecta. Aunque al principio esta serie era más una cuestión de estética que de contenido, con el paso de las temporadas ha ido mejorando, y los personajes se han ido haciendo cada vez más interesantes. Traducido: si empiezas a verla, hay que darle tiempo…

6.- Expediente X (The X Files): Ya tengo un poco olvidada a esta serie de culto de los años 90, en la que Mulder y Scully investigaban distintos fenómenos paranormales, pero no cabe duda de que marcó una época, y de que algunos de sus capítulos eran magníficos. Yo me desenganché un poco cuando el argumento empezó a complicarse con tramas conspirativas. A quienes les gustase Expediente X probablemente les guste también Fringe, que, sobre todo en su primera temporada, viene a ser una versión modernizada de aquella.

7.- El abogado (The Practice): Aquí también hablo de memoria, porque es una serie que vi hace bastante, pero la recuerdo como una serie de abogados dura, realista y sin edulcorantes. Habla de los integrantes un pequeño bufete de Boston, de métodos a veces cuestionables, y de sus relaciones personales y profesionales. Acabo de enterarme, que no tenía ni idea, de que Boston Legal es un spin-off (de tono más ligero) de The Practice.

8.- Los Soprano (The Sopranos): Otro clásico televisivo, en este caso del género de mafiosos: cuenta la vida, tanto privada como pública, de una banda de gangsters de Nueva Jersey, encabezada por un pater familias con problemas de ansiedad. Magníficas actuaciones y magníficos guiones. El capítulo final fue bastante polémico entre sus seguidores, pero a mí me encantó.

9.- Luz de luna (Moonlighting): Vale, aquí me columpio un poco, porque es una serie de detectives (con Cybill Shepherd y Bruce Willis) de la que he visto muy pocos capítulos; pero es mi manera de incluir en la lista un police procedural (el género al que pertenecen CSI, Bones o Caso abierto), que es un género que no me gusta demasiado. De lo que vi de Luz de luna recuerdo los diálogos rápidos y ácidos entre los protagonistas, y la pareja de peculiares personajes secundarios. Y cómo no mencionar también Remington Steele, la serie que descubrió a Pierce Brossnan, que es también de esa época…

10.- V: Y termino con otra de esas series de nuestra infancia que ahora están volviendo en forma de remake. Tengo la sensación de que V fue, en los 80, lo que Lost ha sido en los años 2000. Recuerdo pegatinas, revistas, cromos, los niños hablando de la serie en el patio (y eso que no era una serie para niños…). No he visto el remake, pero me temo que no sea lo mismo (aunque salga Morena Baccarin).

Tengo muy buenas referencias de El ala oeste de la Casa Blanca, The Wire, 24 y Damages, pero todavía no me he puesto con ellas; en cambio, he echado de la lista a series que me gustaron al principio, pero que creo que luego naufragan, o que por lo menos a mí me han cansado, como Héroes, Prison Break, True Blood o Dexter. No he incluido ninguna serie de ciencia ficción (Battlestar Gallactica, Babylon 5, Star Trek…), porque básicamente no he visto ninguna. Bueno, sí Firefly, una curiosa mezcla de ciencia ficción y western que duró solo una temporada.

Y sigo aceptando sugerencias…

Nota final: por si alguien con buena memoria se lo está preguntando, sí, hace un par de años publiqué aquí una lista parecida de “las 10 mejores series”; son listas diferentes, en primer lugar porque aquella incluía también sitcoms, y esta no; y porque desde entonces he podido ver varias series más de las que entonces me faltaban…

Anuncios

The Office

Mi última “adquisición” en el mundo de las series: The Office (la versión estadounidense, no la original británica), un mockumentary o “falso documental” sobre la vida en la oficina de una empresa de distribución de papel cerca de Filadelfia. El personaje central -si es que hay alguno- es el jefe, Michael Scott, interpretado algo histriónicamente (aunque es lo que el personaje pide) por Steve Carrell. Otros personajes importantes son Dwight Schrute, el nerd total de la serie (véase mi ya famosa “clasificación de los personajes cómicos“), y Jim y Pam, la pareja joven y guapa que mantiene la tensión romántica de la serie.

Como “falso documental”, los personajes interactúan quien les está grabando, con miradas cómplices a cámara, intentando esconderse (siempre sin éxito) y sobre todo en unos “apartes” o entrevistas individuales en los que comentan la acción. De hecho, las cámaras tienen acceso a todo lo que les sucede a los personajes, tanto en la oficina como fuera de ella, tanto en sus vidas profesionales como personales. Esto por supuesto es algo inverosímil, pero es parte de la gracia de la serie, casi como un chiste continuado de la serie.

Por ahora, me está gustando bastante la serie, aunque al principio de la tercera temporada me ha parecido notar un pequeño cambio que va más allá de los simples giros argumentales (Jim se muda a otra oficina, aparecen personajes nuevos, etc.): en esta temporada, la serie pierde un poco de su originalidad y frescura y empieza a incluir repeticiones, y situaciones y guiones más típicos de otras teleseries. Los diálogos suenan más ensayados, menos reales. En todo caso, es normal que los argumentos se gasten un poco después de tres años y haga falta cierta renovación.

Ahora mismo están emitiendo en Estados Unidos la sexta temporada, así que todavía me falta más de la mitad de la serie por ver…

Lost: el principio del fin

Adoradores de Ben Linus, seguidores de John Locke, admiradores del Dr. Shephard, imitadores del duro Sawyer, enamorados de Kate Austen, fans de Lost en general: sé que estáis ahí. Nuestra espera está llegando a su fin. Ya solo faltan dos días. La sexta y última temporada comienza el martes, y por lo que dicen, estos son sus primeros cuatro minutos:

Dexter: Morning Routine

Dexter, la serie de televisión, me la habían recomendado varias personas, y en una encuesta informal que hice en facebook en busca de nuevas series para engancharme, fue la que más votos tuvo. Ya he empezado a verme la primera temporada, y me gusta bastante (me gusta Dexter; los personajes secundarios me resulta un poco molestos); pero sobre todo lo que me parece brillante es la secuencia de apertura de la serie: con una musiquilla juguetona, se nos presenta al personaje central haciendo una serie de tareas cotidianas (afeitarse, prepararse el desayuno, vestirse…) pero transformadas en actos violentos y grotescos mediante primeros planos y perspectivas forzadas. Después de ver esa secuencia, uno ya sabe que Dexter muy normal no es.

How I met your mother (respuesta a mí mismo)

En respuesta a mi propia entrada sobre Cómo conocí a vuestra madre, y después de ponerme al día con los capítulos que se han emitido hasta ahora (van cuatro temporadas y media), aclaro:

-Que la serie ha ganado bastante en las temporadas siguientes a la primera, sobre todo porque se ha hecho menos ñoña y más irónica y cínica con respecto al amor y las relaciones.

-Que sigue cayéndome bastante mal el personaje central, Ted Mosby, pero afortunadamente ya no ocupa tanto el centro del foco, y la serie se ha hecho más coral.

-Que Lily y Marshal me resultan bastante antipáticos. Sobre todo Marshal.

-Que Barnie (y Robin, que ha evolucionado hasta ser casi su contrapunto femenino -y canadiense-) siguen siendo lo mejor de la serie, y que fue un grave error de los guionistas el emparejarlos y convertirlos en seres igual de ñoños que los demás -aunque afortunadamente ya han reparado su error.

-Que los guionistas han sabido retomar y fortalecer el juego con el título de la serie, desperdigando de vez en cuando pistas (muchas de ellas falsas) sobre cómo Ted conoce a la madre de los niños, manteniendo así el suspense pero dando al mismo tiempo la impresión de que avanzamos hacia la solución de la incógnita.

-Que la serie ganaría bastante si se eliminasen las risas enlatadas, y sobre todo si se suprimiesen esos momentos de “música-indie-de-fondo-mientras-Ted-se-pone-filosófico” (o cualquier otra variante con el resto de personajes).

-Que en general, la serie me gusta ahora bastante más que cuando escribí la otra entrada, aunque sin llegar a la altura de mis sitcoms americanas favoritas: Frasier, Everybody loves Raymond y por supuesto Friends. Le doy un 7.5 (The Big Bang Theory, por ejemplo, es un 8.5 ahora mismo, pero bajando).

10 preguntas por las que me planteo dejar de ver Flashforward

1.- ¿Qué clase de investigación es esa, que va dando bandazos, abandona líneas abiertas, abre otras nuevas a cada capítulo? ¿Qué ha sido por ejemplo del tío que seguía despierto durante el apagón, en un estadio? ¿Me he perdido algo?

2.- ¿Por qué Ralph Fiennes siempre parece que está a punto de echarse a llorar?

3.- ¿De quién fue la terrible idea de inventarle una relación homosexual (cursi, inverosímil, innecesaria) a una de las investigadoras? (Y en un plano más general, ¿por qué parece que todas las series actuales se esfuerzan hasta lo ridículo por introducir personajes gays o bisexuales?)

4.- ¿Quién fue el genio que eligió a Charlie-el-de-Lost como malo de la serie? ¿Por qué se revela tan pronto quiénes son los “malos absolutos” de la serie, por cierto?

5.- ¿Por qué hasta el sexto o séptimo capítulo de la serie no se menciona el hecho (evidente) de que aproximadamente un tercio de la población mundial -o quizás más- debía de estar durmiendo durante el blackout?

6.- ¿Por qué algunos diálogos suenan tanto a “esto ya lo he oído yo antes”? (“That’s what I wanted. But it’s not possible any more. Not now. Not for us” ¡Por favor!)

7.- ¿Por qué John Cho no sonríe? ¿Se lo prohíbe el guión o es que tiene parálisis facial?

8.- ¿Alguien se acuerda de que esto se anució como una serie de ciencia-ficción/fantasía, o como la sucesora de Lost? ¿Qué habían fumado quienes la anunciaron como la seguidora de Lost?

9.- ¿No hay una evidente paradoja en el planteamiento mismo de la trama temporal? Si todo el mundo sabe qué va a hacer el día X a la hora Y, ¿no está claro que saberlo ya ha alterado el futuro, y que por lo tanto es imposible que ese futuro se cumpla?

10.- ¿Por qué me da la impresión de que los guionistas tienen muy claro el principio de la serie, probablemente bastante claro el final, pero no tienen ni idea de cómo llenar todo el espacio que hay en medio?