La crisis de los controladores, en 10 cómodos pasos

  1. Los controladores lograron en su momento un convenio que los convierte en privilegiados.
  2. Por ese motivo (entre otros), los controladores no son el sector más popular en España.
  3. Los controladores tienen un poder de la leche, y lo saben.
  4. El gobierno también sabe que los controladores son privilegiados, impopulares y poderosos. Y no le gusta.
  5. El gobierno impone leyes y decretos, algunos probablemente de legalidad cuestionable, para acabar con los privilegios de los controladores.
  6. Los controladores creen que su poder es más importante que su impopularidad, y se inventan una huelga fantasma.
  7. El gobierno cree que la impopularidad de los controladores es más  importante que su poder, y manda a los militares.
  8. La gente, cabreada por el fondo y por la forma de la huelga, apoya al gobierno. Lo que demuestra que los controladores calcularon mal.
  9. Los controladores, aconsejados por sus abogados o por sus llorosos familiares, vuelven al trabajo.
  10. Y así, hasta el 23 de diciembre, calculo.

Portugal: estado de la cuestión

Cosas que ya he hecho en Lisboa, y en Portugal:

  • Comer bacalhau de mil formas distintas, pasteis de Belém, febras de porco, sardinhas, arroz de pato
  • Beber ginjinha (con y sin fruto; y en copo de chocolate), vino de Oporto y vinho verde
  • Visitar Sintra, Cascais, Estoril, Óbidos, Sesimbra, Évora, Coimbra
  • Ir a un derby Benfica-Sporting
  • Ir al Chapitô, al Bacalhoeiro, al Tejo Bar
  • Cruzar los dos grandes puentes de Lisboa, y coger el ferry que cruza el Tajo
  • Conocer las fiestas de Lisboa (aunque el año que viene habrá que repetir)
  • Visitar la Fundación Gulbenkian, el Museu da Cidade, el Centro Cultural de Belém, el Museu Arqueológico
  • Escuchar fados en vivo

Cosas que me faltan por hacer:

  • Subir hasta Oporto, y visitar Madeira
  • Conocer el Algarve (fuera de temporada alta)
  • Encontrar un local de fado que no sea para turistas
  • Probar “O melhor bolo de chocolate do mundo”
  • Ir a una “tourada” a la portuguesa
  • Visitar el cementerio dos Prazeres
  • Ir al Museu do Fado, al Museu de Oriente, al Museu do Azulejo
  • Ir a la discoteca Lux

Towards a tipology of comic characters in sitcoms

Apuntes para una tipología de los personajes de las sitcoms o “comedias de situación” (para los fans del lenguaje inclusivo, aclaro que todas las categorías se refieren tanto a hombres como a mujeres, pero me niego por principio a poner “el/la tonto/a”):

  1. El tonto: casi todas las series tienen uno, porque es un recurso humorístico muy socorrido y universal. Suelen ser físicamente atractivos, completando así el tópico del “guapo pero tonto”. Ejemplos típicos: Joey, de Friends; Kelso, de That 70’s Show; Woody, de Cheers
  2. El pijo/snob: en realidad, casi son dos categorías diferentes que sólo tiene en común el tener mucho dinero. El pijo suele ser malcriado, materialista e ignorante; el snob es clasista, cultureta y elitista. Rachel es el paradigma del primer tipo; Frasier y Niles, del segundo.
  3. El casanova: el éxito en el terreno romántico es un recurso humorístico casi tan habitual como el fracaso absoluto en el terreno romántico. Ejemplos: Joey, Charlie en Dos hombres y medio o Blanche en Las chicas de oro.
  4. El nerd: todos los personajes de The Big Bang Theory y The IT Crowd entran en esta categoría. Los nerds se caracterizan por ser expertos en su campo (normalmente ciencias, tecnología, ordenadores) pero carecer casi completamente de habilidades sociales o referencias culturales normales. Que les guste Star Trek, El Señor de los Anillos o La Guerra de las Galaxias es opcional.
  5. El control freak: Obsesionados con el control y la limpieza hasta límites enfermizos, suelen ser el objetivo de las burlas y bromas del resto de personajes. Hay muchísimos ejemplos, aunque el más característico es Mónica, de Friends.
  6. El hippy/alternativo/raro: Con decir Phoebe, está todo dicho. Son personajes al margen de las normas sociales establecidas, que se construyen su propio mundo y viven en él, al margen de las normas que nos gobiernan al resto de los humanos. Hyde, de That 70’s Show es un modelo antisistema, y Sheldon, de The Big Bang Theory, es el modelo robot.
  7. El loser: Sí, muchos de los personajes anteriores son perdedores (por ejemplo, los nerds), pero también se puede ser un loser (alguien a quien todo lo sale mal, a veces por su culpa y a veces por mala suerte) sin ser un nerd. Por ejemplo, Robert, el hermano de Raymond en Everybody Loves Raymond, es un policía de Nueva York sin amigos y con una lamentable vida amorosa.
  8. El gracioso: Me refiero a los personajes que son graciosos incluso dentro del mundo de ficción, es decir, que también son graciosos para el resto de personajes, como Chandler o Raymond. Como varios protagonistas de sitcoms venían de la stand-up comedy, algunas series como El show de Bill Cosby o Seinfeld incluyen monólogos más o menos camuflados dentro del guión.
  9. El viejo gruñón/verde: Sean hombres o mujeres, los ancianos en las series cómicas prácticamente sólo pueden ser de dos tipos: o gruñones como Frank -el padre de Raymond- o Martin -el padre de Frasier-, o viejos verdes -ahora no se me ocurre ningún ejemplo, aunque sé que los hay…
  10. El extranjero: Sí, el extranjero en tierra extraña, que no conoce bien la lengua o las costumbres, es un clásico del humor de todos los tiempos. Recordemos la mítica Primos lejanos, protagonizada por Balki Bartokomous, o los personajes de Fez en That 70s Show o Rajesh en The Big Bang Theory.
  11. El homosexual: Sí, los gays (reconocidos o no) siguen siendo un recurso cómico, y una fuente casi inagotable de malentendidos y dobles sentidos. Hay personajes protagonistas homosexuales (Ellen en Ellen, que salió del armario casi al mismo tiempo en la vida real y en la serie; Will y Jack en Will & Grace…), y personajes secundarios homosexuales (Carol y Susan en Friends, probablemente Gill Chesterton en Friends…).
  12. El normal: Los personajes normales, es decir, que no tienen ninguna característica cómica especialmente reseñable, sirven de contraste para crear situaciones cómicas con el resto de personajes. Por ejemplo, Penny en The Big Bang Theory, no es especialmente tonta ni especialmente pija -más bien todo lo contrario-, pero su función en la serie, además de ser la “tía buena”, es servir de contrapunto con el grupo de nerds que la rodean. También Debra en Raymond es un personaje bastante normal, con el que podemos identificarnos.

Por supuesto, muchos personajes combinan características de varios grupos: Ross, por ejemplo, es un nerd y un loser al comienzo de Friends; Joey es a la vez tonto y casanova; Chandler es un gracioso y un loser; Niles es un snob y un control freak (de la limpieza sobre todo), Sheldon -en The Big Bang Theory– es un nerd y un raro…

Es posible que me haya dejado categorías, claro, pero pienso en los personajes centrales de sitcoms que sigo o he seguido, y todos encajan más o menos en estas doce categorías. ¿Me dejo algo, o se os ocurre algún personaje que no encaje en ninguna?

Requiem for a dream

… una película impresionante, durísima, terrible, que ya he visto dos veces desde que la vi por primera vez la semana pasada. Es verdad que es realmente deprimente, y que la tercera parte es un poco demasiado -o sea, todo lo malo que les puede pasar a los personajes, todo, les pasa-. Pero da igual: ha pasado a ocupar un lugar en la lista de mis películas favoritas (junto con Azul, En el nombre del padre, Una noche en la ópera o La vida de Brian, que se me ocurran ahora mismo). Además, tiene otras dos cosas buenas: sale Jennifer Connelly, y la banda sonora es buenísima:

Father Ted (2): Quotes

Aquí tenéis algunas citas célebres de la serie Father Ted, traducidas del inglés para mejor comprensión y disfrute de grandes y pequeños. Para entender la gracia de muchas de ellas hay que recordar que tanto Ted como Dougal y Jack son curas:

TED: Nosotros somos curas, no fascistas. Los fascistas son gente que se viste de negro y le dice a todo el mundo lo que tiene que hacer. En cambio los curas… ¡Más bebida!

JACK: (refiriéndose a unos conejos) ¡Jodidos japoneses peludos!

DOUGAL: He oído hablar de esas sectas, Ted. Gente que se viste de negro y dice que Nuestro Señor va a volver para salvarnos a todos.
TED: Esos somos nosotros, Dougal. El Catolicismo.

TED: Dougal, ¿cómo te hiciste cura? ¿Fue algo así como “reúne diez bolsas de patatas y conviértete en sacerdote”?

JACK: ¡Joder! ¡Mierda! ¡Bebida! ¡Chicas!

CURA JOVEN: (en un avión lleno de curas que está a punto de estrellarse) ¿No deberíamos rezar un poco? Igual Dios nos escucha y nos ayuda. (El resto de los curas lo ignoran, algunos lo miran con incredulidad)
TED: Eeeeeeen fin.

MRS DOYLE: ¿No quiere un poco de pastel, padre? Lleva cocaína… Ah, no, no, espere, no es cocaína, es… ¿cómo se llaman? Las cosas esas pequeñas… ¡Pasas!

JACK: (Mrs. Doyle empuja la silla de ruedas de Jack al salón, en el que hay cinco monjas) ¡Monjas! ¡Retrocede! ¡Retrocede!

DOUGAL: No soy bueno calculando el tamaño de una multitud, pero yo diría que hay unos diecisiete millones de personas ahí fuera.

MRS. DOYLE: ¿Una taza de té, padre? ¿Seguro que no quiere una taza de té? Aaaaaaaah, venga, si sólo es una taza. Venga. Venga. Venga, venga, venga, venga, venga…

DOUGAL: ¿Puedo quedarme esta noche a ver una película de miedo?
TED: Ah, no, no, no. La última vez que te quedaste a ver una película de miedo terminaste durmiendo en mi cama, y ni siquiera era una película de terror.
DOUGAL: Vamos, Ted. Un Volkswagen con mente propia. Si eso no es una película de terror, no sé qué será.

TED: Dougal, ¿tenemos incienso en alguna parte?
DOUGAL: (después de pensárselo) El otro día había una araña grande en el baño…

DOUGAL: (al Obispo Brennan) ¿Cómo está su hijo?

JACK: (cada vez que un Obispo le pregunta algo) ¡Ese sería un asunto ecuménico!

TED: (de protesta enfrente de un cine que proyecta una película blasfema) ¡Abajo con este tipo de cosas!
DOUGAL: Vayan con cuidado…

TED: No puedo decir Misa hoy porque… un amigo mío ha muerto.
MONJA: ¡Oh, no! ¿Es grave?

MRS DOYLE: Esto me recuerda a aquella ocasión en que mi marido… (los tres curas la miran. Un largo silencio) He dicho demasiado.

TED: (al Obispo Brennan) ¿Quién hubiera pensado que alguien de Limerick llegaría tan lejos?

DOUGAL: Vamos, Ted, no puede ser más raro que esas cosas que te enseñan en el Seminario, ya sabes, Cielo e Infierno y vida eterna y ese tipo de cosas. ¡No puedes tomarte en serio esas cosas, Ted!

TED: ¡El dinero estaba ahí en mi cuenta (muerto de risa) hasta que yo lo utilicé!

JACK: ¡¡¡No me digas que todavía sigo en esa puta isla!!!

Más citas de la serie, pero en inglés, aquí o aquí.