Dogmas of Camelot

[…]
-Y si alguien de fuera pregunta, ¿cómo le decimos que son los camelotinos?
-…
-Pues… como nosotros mismos, que somos la creme de la creme de Camelot.
-O sea, que todo camelotino es sabio, generoso, paciente…
-Todo camelotino es caballeroso, leal, intrépido, galante…
-Todo camelotino tiene las piernas arqueadas de tanto montar a caballo, y callos en las manos de blandir la espada…
-Todo camelotino es rubio, fornido, ochenta kilos, metro setenta…
-A todo camelotino le gusta más la ternera que el pollo…
-Todo camelotino que se precie decora su casa con muebles redondos…
-¿Y el que no encaje con esa descripción?
-…
-Ese no es un camelotino de bien, o todavía no ha sido debidamente camelotizado.
[…]

Camelot forever

[…]
-¿Y si alguien nos pregunta por qué hemos creado Camelot, qué le diremos?
-…
-Pues para empezar, que nosotros no hemos creado Camelot.
-Que ya estaba creada.
-Que nosotros sólo le dimos forma.
-Que en cierto modo, fundamos Camelot en el centro mismo de Camelot.
-Que Camelot es eterna, intemporal, que ha existido siempre y siempre seguirá existiendo.
-Que los camelotinos siempre han sido camelotinos, aunque no lo supieran.
-Que si no lo sabían, era porque estaban dormidos.
-Y que si estaban dormidos, era porque alguien (algún mago enemigo o quizás la bruja Morgana) los había adormecido con hechizos.
-Les diremos que, en realidad, Camelot nos ha creado a nosotros, y no al revés.
[…]

Enemies of Camelot

[…]
-Tenemos un pequeño problema…
-¿Cuál?
-Que no todo el mundo se está uniendo a la causa camelotina con el entusiasmo que preveíamos.
-…
-Los galletinos, por ejemplo, dicen que ellos siempre han sido galletinos, que a ver a santo de qué tienen que cambiar a estas alturas. Que habría que cambiar muchos documentos, inscripciones, escudos… Que les da pereza.
-Bien, bien, mejor, ¡inmejorable!
-¿Cómo que “bien, bien, mejor, inmejorable”?
-Vivimos en una isla. Nadie nos ataca, no atacamos a nadie. A falta de enemigos exteriores, unos cuantos enemigos interiores no nos vendrán mal. ¡Camelot necesita traidores!
[…]

Camelotish Lit

[…]
-Ahora lo que tenemos que hacer es impulsar una literatura nacional camelotina a la altura de las más altas literaturas que han sido, son y serán, que todos los camelotinos puedan citar y llevar orgullosos como emblema por el mundo. Una literatura que asombre por su humanidad, por su originalidad, por su nacionalidad. Tenemos que crear una literatura que sea el santo y seña de las generaciones venideras. Tenemos que crear Homeros, Shakespeares, Cervanteses, Corín Tellados…
-…
-¡Pero qué dices! Lo que tenemos que crear es una selección de fútbol…
[…]

Teaching camelotishness

[…]
-Bueno, y una vez que tengamos definida la cameloticidad, ¿qué hacemos?
-Cómo que qué hacemos.
-Sí, o sea, nosotros veinte ya tenemos claro lo que supone ser camelotino, su gloriosa historia, su primorosa lengua, su simpar singularidad… ¡Pero los camelotinos no tienen ni idea!
-…
-Muy fácil, se lo enseñamos a través de la televisión.
-¡Si todavía no se ha inventado!
-¿Y la radio?
-…
-Pues entonces los metemos a todos en un edificio y les soltamos el rollo una y otra vez, hasta que se lo aprendan.
-¿Y si no quieren?
-Lo mejor es cogerlos pequeñitos, que no saben negarse y se lo tragan todo.
-¿Niños? ¿No es un poco cruel adoctrinar niños?
-Hombre, no es adoctrinar, es… educar…
-¡Eso, eso! Y para que los padres no protesten, les metemos de paso un poco de matemáticas y un poco de alquimia, y todos tan contentos…
[…]

Expanding camelotishness

[…]
-¿Y qué hacemos para expandir el camelotismo? ¿Para atraer al pueblo a nuestra causa?
-…
-Podríamos inventarnos un pasado glorioso…
-¡Pero si ya tenemos un pasado glorioso!
-Dos pasados gloriosos siempre serán mejor que uno.
-Además, la reina Ginebra…
-¿Qué?
-Que muy gloriosa no queda…
-Pues se la borra. ¡Camelot será glorioso, o no será!
[…]

Camelotish is born

(…)
-¿Y cuál será el idioma nacional de Camelot?
-…
-Vamos a ver, ¿qué idioma hablan ahora los camelotinos?
-Pues unos inglés, otros francés, otros gaélico… cada cual, según le viene.
-No nos vale. ¿Y no hay un idioma propio, algo que podamos usar? El idioma… cameloto, por ejemplo?
-…
-No, señor. Eso no existe…
-…
-Señor…
-¿Sí?
-Verá, señor, mi abuela, cuando se junta con sus amigas, hablan raro, señor. Hablan como con palabras que a mí no me dicen nada, y con un acento raro, que creo que es porque no tienen dientes.
-…
¡Ecce cameloto!
-Pero señor, eso no es un idioma ni es nada, es una forma… rara… de hablar inglés.
-¡No importa! Que los mejores lingüistas del reino entrevisten a esas mujeres, que anoten cada palabra que salga de su boca, que escriban diccionarios, gramáticas, métodos de aprendizaje. ¡Todo camelotino tendrá la obligación de aprender cameloto y utilizarlo cada vez que tenga ocasión!
-Pero… señor…
-¿Sí?
-Nosotros no hablamos cameloto.
-¡Pues lo aprenderemos!
(…)