Breve historia de la precaria Ana Joaquina – capítulo 2

Empezaba un nuevo capítulo en mi vida, e incluso mi cuerpo parecía haber recibido la noticia: de pronto di un estirón, crecí y, como me dijo una de las monjas, “anché”. De repente tenía caderas, pechos y unos centímetros más que algunas de las chicas que hasta entonces me miraban por encima del hombro. Si alguien me atacaba podía responder y, a menudo, respondía. Me metía en peleas, que a menudo ganaba; otras veces perdía; siempre era castigada por ello.

Pero si hubo cambios físicos que anunciaban una nueva era, no fueron menores los cambios interiores que la acompañaron: por dentro, como por fuera, también “anché”. Me encerré sobre mí misma, descubrí la lectura, la biblioteca de las monjas se convirtió en mi refugio y en mi alimento. Pasaba allí las horas, las tardes, los fines de semana, muchas veces sin ver un alma porque las monjas sabían que no hacía nada malo, y el resto de alumnas, beno, ¿qué se les había perdido en una biblioteca?

Por supuesto, la biblioteca de las monjas era tan insulsa como su conversación: muchos libros religiosos, que evitaba con un cuidado infinito, y colecciones enteras de clásicos con encuadernaciones preciosas y perfectas, probablemente nunca leídos por nadie. Fue en estos en los que me sumergí, y di por mí identificándome con personajes inexistentes creados muchos siglos antes, y despreciando todavía más a mis contemporáneos, que parecían sumergidos en la banalidad de los tiempos presentes y en el absurdo de los pequeños asuntos.

Enfrascada en la lectura, me despreocupaba de las materias que menos me interesaban; mis resultados escolares se resentían, pero a mí me interesaban más aquellas viejas historias de personajes que, con fuerza y mañan remando, llegaron a buen puerto.

10 en literatura, 9 en historia, 7 en matemáticas, 4 en física, 0 en conducta. Las monjas no sabían qué hacer conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.