El edificio (reboot, 145)

(En el edificio había normas muy estrictas en cuanto a la limpieza de pasillos, paredes, techos, alfombras, lámparas, ventanas. Nadie limpiaba su propio piso, ni los pisos inferiores al suyo; nadie limpiaba su propio círculo, ni los círculos más interiores que el suyo. Siempre había que “subir” a limpiar; siempre había que “salir” a limpiar. Y como es imposible limpiar una cosa sin manchar otra, porque la suciedad no se destruye sino que se traslada, el edificio y su estructura social consistía entonces en una gran espiral de la mugre, que era empujada hacia abajo y hacia afuera constantemente, hasta llegar al subusuelo. Quién sabe cuánta grasa, polvo, pelo, piel, desechos orgánicos e inorgánicos fueron así sepultados bajo las toneladas de peso del edificio, ni en qué se transformaron todos esos residuos, qué raíces echaron bajo tierra y cuánto costaría arrancarlas, si es que es posible hacerlo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.