El edificio (reboot, 143)

—¡Qué bonito era el edificio!

—¿Tú lo conociste?

—¡Qué lo voy a conocer! Cuando se cayó el edificio yo tenía… dos años. Dos años y medio. ¡Pero eso se sabe! El edificio era… el edificio era la hostia. La hostia de bonito.

—¿Cómo era?

—Era… ¡buá! Era alto de la hostia. Era altísimo. Y muy bonito. Precioso. Blanco o… azul. Del color del cielo.

—¿Blanco o azul?

—Azul. Del color del cielo. O blanco. Gris. Si el cielo era gris, el edificio era gris.

—¿Cómo lo sabes? ¿Has visto fotos del edificio? ¿Vídeos?

—¡Qué voy a ver! No hay ninguna foto del edificio. Ni vídeos, ni cuadros, ni nada, eso todo el mundo lo sabe. No queda ninguna copia del edificio, ni de sus planos, ni de nada. Pero era muy bonito. La hostia de bonito, era. Tenía forma de donut, así, en el suelo, dicen, con un agujero en el medio, igual igual que un donut. Y ocupaba media África.

—¿Media África?

—O Asia. Media. De algo.

—Pues tienes razón, qué bonito debía ser el edificio, joder. Qué bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.