El edificio (reboot, 142)

Algunos, intentando olvidar el edificio a toda costa, no hacían sino hablar de él constantemente; otros, queriendo recordarlo, no conseguían articular una sola palabra sobre él, evocar una imagen, dibujar un boceto, conjurarlo en la oscuridad de los ojos cerrados. Así, el edificio pasó a existir en dos planos y en ninguno, el del recuerdo y el del olvido, como se dice que viven los espíritus cuando regresan en las noches más largas del invierno para cambiarlo todo y recordar quiénes somos verdaderamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.