El edificio (reboot, 137)

Los abuelos cuentan a los nietos historias sobre el edificio: sobre su construcción, sobre su apogeo, sobre su caída; sobre la vida en el edificio, y antes del edificio, y después del edificio. Les hablan de los albinos y de los monos y las ratas y los ascensores. Les hablan de una aguja tan alta y tan fina que casi le rascaba la nariz a la luna hasta hacerle estornudar. También les dicen que el edificio era un lugar maravilloso y terrible, que da vértigo solo de pensar en el gigantísimo atrio central (kilómetros y kilómetros de vértigo), o que los cuerpos de las personas al caer saltando por las ventanas para intentar huir del derrumbe sonaban como sandías apachurradas contra el suelo, y hasta tenían un color semejante. Los nietos lo escuchan todo con los ojos muy abiertos, y luego se van a dormir sin saber si lo que acaban de contarles es un cuento de terror o una lección de historia; los abuelos tampoco lo tienen muy claro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.