El edificio (reboot, 117)

—¿Y los albinos?

—¿Los albinos, qué?

—¿Qué fue de ellos después del derrumbe del edificio?

—Murieron… Debieron de morir. No estaban adaptados a la vida fuera del edificio, a la luz del sol, al aire puro, a una vida horizontal y no vertical. No habrían sabido ni cultivar el suelo ni pastorear ganado, ni construir una flecha de sílex ni hacer fuego ni comerciar con otros seres humanos.

—¿Y si de alguna forma consiguieron sobrevivir a la caída? A lo mejor el edificio fue clemente con ellos.

—El edificio no es clemente con nada ni con nadie.

—O al revés: a lo mejor fueron ellos los que de alguna forma provocaron la caída del edificio, para poder quedarse con él, aunque luego…

—No creas que eres el primero en formular esa teoría. Ya entonces… aunque claro, nunca se pudo probar nada. Pero aunque sin pruebas, muchos albinos murieron apaleados o lanzados como cucarachas por los huecos del ascensor o por el atrio. Fueron días oscuros.

—Menos mal que ya todo ha terminado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.