El edificio (reboot, 102)

El ruido que hace el edificio al desplomarse no es un estruendo ni un trueno ni una explosión ensordecedora, sino el crujido de un papel que se dobla o una hoguera que crepita: incesante y molesto, un ruido blanco que el cerebro acaba por bloquear.

—¿Oyes eso? —le pregunta un edificitario a otro.

—¿Qué?

Los dos escuchan en silencio, y creen oír, pero no oyen.

—No, nada… Me había parecido…

Así va acercándose el día y la hora del derrumbe, que se demora pero llega implacable, y lo peor es que nadie podrá decir que no estaban avisados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s