El edificio (reboot, 82)

Cuando arde el primer ascensor, iluminando el atrio del edificio con su luz como una espada de fuego del tamaño del mundo, una mujer embarazada acaricia su enorme vientre hinchado y le habla. Le dice:

—Hijo mío, prepárate; vienen tiempos difíciles.

No sabe que, dentro de su enorme vientre hinchado del que sobresale un ombligo redondo como un champiñón, el corazón de su hijo ya ha dejado de latir.

El rugido de las llamas atraviesa la noche densa del edificio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s