El edificio (reboot, 65)

El edificio es tan alto que se hace sombra a sí mismo. Así, en una parte del edificio es siempre de noche, mientras que en la otra parte del edificio el día nunca llega. La sombra del edificio se impone al paso de los días y las noches, lo sustituye con un ritmo propio que acentúa la continuidad por encima de la alternancia. Con su grandeza, el edificio suprime el tiempo, anula la historia, proclama su inmortalidad.

(Naturalmente, esta es una de esas cosas falsas que se dicen sobre el edificio, y que yo tengo que repetir para mantener viva su leyenda).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s