El edificio (reboot, 59)

También cabe imaginar el edificio como un enorme intestino, como un váter monstruosamente desarrollado, como una enorme cloaca vertical o como un árbol de tuberías cada vez más ramificadas y más finas que llegan hasta el culo de cada uno de los habitantes de cada una de las casas, a cada hospital, escuela o comisaría, universidad, resturante o sala de espera, como un gran recolector de mierda humana, como un enorme depurador de mierda, un destilador de mierda lleno de filtros y embudos y depósitos que tiene por objetivo dar como resultado el estado más condensado de la mierda, unos pocos centenares de kilogramos de materia compacta que resumen las toneladas y toneladas de mierda que cada día, cada hora, cada minuto los edificitarios expulsan de sus propios intestinos que se convierten, así, en una prolongación de los intestinos del propio edificio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.