El edificio (reboot, 15)

Muran Plasetir entró a trabajar en las obras del edificio con la primera hornada de obreros, con 16 años. Entró como peón, cargando sacos de cemento, levantando andamios, mezclando argamasa. Con 34 años lo nombraron jefe de sección; con 42 ascendió a encofrador de nivel 2; con 51, a capataz de segunda. En todo este tiempo no se le conoció una relación amorosa, una afición, un interés que no fuera el edificio. A él dedicó su vida, su cuerpo y su salud. Con 57 años fue retirado forzosamente: tenía los pulmones llenos de polvo de hormigón, y la columna tan torcida de llevar peso que amenazaba con romperse y dejarlo paralítico. No aguantó mucho más: murió al año siguiente, abrazado a un pilar en el que todavía chorreaba el cemento fresco. No llegó a ver el edificio acabado; su nombre no aparece en ningún documento oficial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s