El edificio (reboot, 7)

Como antes de los terremotos o las grandes tormentas, los animales fueron los primeros en sentir la llegada del edificio. Los animales salvajes huían en desbandada de sus habitats naturales; los domésticos rechazaban la comida y los mimos, arañaban y mordían a sus dueños, cagaban en las sartenes, meaban en los floreros; las fieras de los zoológicos se golpeaban contra los barrotes de las jaulas hasta abrirse el cráneo. Murieron pájaros y abejas y un gorila albino. El animal humano, lo que hay en el humano de animal, también lo sintió y pudo haber tomado nota del aviso, pero su consciencia del desastre inminente quedó sepultada debajo de milenios de civilización, y no hizo nada. O mejor: hizo lo que pensaba hacer, de todas formas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s