El huésped (19)

A su madre no le gusta Fluzo; no le gusta como concepto, no como gato. “Mientras tengas a Fluzo, no encontrarás pareja. Mientras tengas a Fluzo, no tendrás hijos. No me darás nietos, y la culpa es de Fluzo”. Él siempre ha querido tener hijos pero, oye, las cosas salen como salen, la vida te va llevando a ciertos sitios, no se puede planear, es complicado. “Mientras tengas a Fluzo”, le dice su madre, que a veces es un poco hija de puta, “no te vas a sentir solo, y la verdad es que estás solo, y yo no tengo nietos”. Haber tenido más hijos, piensa, pero no lo dice. “Puedes tener todos los gatos que quieras, pero eso no sustituye a la experiencia de tener un hijo. Ni de lejos. No tienes ni idea”. Él deja que su madre hable porque dentro de poco cambiará de tema, se le olvidará, empezará a criticar a su padre, pero su madre sigue: “Tienes ya una edad… ya eres un hombre. Ya deberías ser un hombre, comportarte como un hombre. A tu edad yo ya te tenía a ti y tenía un trabajo y una casa y tenía la vida hecha. Quiero nietos”. En realidad, hay poco que le pueda responder a su madre, porque en el fondo piensa lo mismo que ella. No en cuanto a Fluzo, a Fluzo lo quiere con locura. (¿Como a un hijo?) Pero sí en relación con la paternidad. Ya es momento de ser hombre, piensa, y ahora mismo ya ni siquiera estoy seguro de si lo soy. El dolor es intermitente pero profundo e intenso; el que le provoca el ovario, quiero decir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s