El edificio (30)

Es imposible saber cuánta gente vive en el edificio. Imaginemos que un niño nace en el piso 439, círculo H, apartamento 3A; la noticia pronto se extiende por los apartamentos vecinos, por el círculo H, por los pisos 400 a 450. (Se organiza una fiesta espontánea; a los padres les regalan cunitas y carritos y ropitas y juguetitos de todos los colores y tamaños). A los pisos por debajo del 400 la noticia tarda más en llegar, porque no hay un sistema común de información, más allá de los ascensores, y estos son arbitrarios, como sabemos. Si otro niño ha nacido ese mismo día, o un día antes o un día después, en el piso 367, círculo A, apartamento 110J, es posible que las dos noticias se mezclen y los dos niños se conviertan en uno solo. Para cuando la noticia del nacimiento llega a los archivos, situados en el sótano, el niño puede que ya no sea un niño, puede ser un anciano, puede haber muerto. Su nombre se apunta en el registro, pero es un nombre que ya no designa nada real; ya no significa nada.

Anuncios

Un pensamiento en “El edificio (30)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s