El edificio (26)

Además de las diferencias verticales, en el edificio también hay diferencias horizontales: dada la enorme anchura de la base (hace falta una hora y media en coche a una velocidad moderada para rodearlo), las plantas más bajas se organizan en círculos concéntricos, designados por letras. Uno no vive simplemente en el piso 20, sino en el piso 20, círculo F. Algunos servicios se organizan verticalmente, por pisos (los hospitales, escuelas, bomberos); otros, horizontalmente, por círculos (los supermercados, restaurantes, cafeterías…). Los habitantes de los círculos más exteriores se despiertan con la luz del sol entrando por sus ventanas, y se sienten bendecidos; los habitantes de los círculos más interiores pueden asomarse al enorme atrio central del edificio, con su vértigo sublime, y sentirse bendecidos. Los habitantes del resto de círculos son seres albinos, introspectivos y tristones; casi nunca van a ningún sitio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s