El edificio (21)

(Cuando llueve, la lluvia resbala por los cristales del edificio, uniéndose en gotas cada vez más grandes y aumentando su velocidad en la caída, de forma que por una parte el edificio llega a volverse casi transparente, como si lo hubiera envuelto un río o una interferencia cósmica, y por otra parte el agua de la lluvia que se ha ido acumulando, cuando llega a la altura del suelo, provoca una ola de varios metros de altura que arrasa personas, animales, coches, camiones, árboles, piedras, arena, y no arrasa otros edificios porque alrededor del edificio no hay otros edificios, como ya se ha dicho. Afortunadamente, en la región del edificio solo llueve una vez cada treinta y siete años, así que da tiempo a que la catástrofe se olvide y se recupere la convicción de que vivimos en el mejor de los mundos posibles).

Anuncios

3 pensamientos en “El edificio (21)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s