El huésped (8)

—¿Sí?

—Mamá… mamá, soy yo.

—¡Ah, hola, cariño! ¿Cómo estás?

—Bien… bien, bueno, más o menos. (¡Para quieto, Fluzo!)

—Déjame que te cuente la última ocurrencia de tu padre…

—Mamá…

—Que dice que no le gusta la tele que tenemos, que no tiene Dolby y su round o no sé qué…

—Mamá… (¡Fluzo, baja de ahí!) Quería preguntarte una cosa…

—¿Qué, hijo?

—…

—¿Qué?

—Mamá… ¿yo soy raro? ¿Te parezco raro?

—Bueno, siendo hijo de tu padre, lo raro habría sido que salieras normal…

—Entonces… (¡Fluzo, escupe eso!)

—Eres especial, siempre te lo he dicho. Eres un chico muy especial.

—Pero soy un chico…

—¿Cómo?

—Mamá, ¿de pequeño con qué juguetes me gustaba jugar?

—¿De pequeño? Pues como a todos los niños… con pelotas, pistolas, coches… Hablando de coches, ¡espera que te cuente la última de tu padre!

—Gracias, mamá… (¡Fluzo, me vas a sacar un ojo!)

—¿Eh?

—Que gracias, digo.

—Ah, vale. Un día de estos vienes aquí a comer a casa y te enseño el pedazo puzzle que está haciendo tu padre. ¡Que yo ya le digo que no hay sitio en casa para ese monstruo! Pero él, que si quieres…

—Adiós mamá.

—Adiós, hijo. Te quiero.

—Yo también te quiero, mamá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s