El edificio (8)

El arquitecto primero del edificio, que murió mucho antes de que el edificio estuviese terminado, si lo viera ahora, no lo reconocería. “Ese monstruo no es mi hijo”, diría. Pero no lo diría con rabia o con sorpresa, sino con miedo, con respeto reverencial. “Ese monstruo no es mi hijo, yo soy hijo suyo”, aclararía, “todos somos hijos de este edificio monstruoso y brutal”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s