El huésped (1)

 

Todo empezó cuando noté por primera vez un dolor en la parte izquierda de la tripa. No, no es verdad, en realidad empezó antes, porque el dolor probablemente ya existía antes de que lo notase, y desde luego la causa del dolor ya debía estar ahí desde hacía mucho tiempo.

Notarlo, lo noté por primera vez un miércoles. Mierda, pensé, mierda, ¿qué coño es esto?

Era un dolor como cuando tienes gases después de comer garbanzos pero los pedos no salen. Si hubiera sido en el lado derecho habría pensado: apendicitis, joder. Pero era en el lado izquierdo.

Le dije a mi gato Fluzo: Fluzo, me duele la tripa. Fluzo me miró con desprecio, pero en el fondo yo sé que me quiere.

Ese día no hice nada aparte de quedarme en la cama y autocompadecerme, así que se puede decir que fue un día bastante decente.

Por la noche llamé a mi madre para que me hiciera mimitos. Mamá, me duele la tripa, le dije. Tu padre quiere comprarse un coche nuevo, me contestó, ¿te lo puedes creer?

En la televisión daban una película de los hermanos Coen, pero a mí me seguía doliendo la parte izquierda de la tripa, así que solo lo disfruté al 96%.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s