Fauna salvaje

En una remota isla del Índico (remota menos para los que viven en ella, claro) los científicos han descubierto una nueva especie de animal hasta ahora desconocida, con algunas características verdaderamente sorprendentes. Por motivos que luego se comprenderá, los descubridores del bicho lo han denominado Tachyglossus Ferox, y lo han clasificado en el orden de los monotremas.

Exteriormente, el Tachyglossus Ferox es bastante semejante a un ornitorrinco: tiene pelo, patas palmeadas y una cola semejante a la de la nutria, aunque le falta el característico pico de pato de los ornitorrincos. Un Tachyglossus Ferox adulto puede llegar a medir 85 centímetros desde el hocico hasta la cola, algo menos en el caso de las hembras. Se cree que su saliva puede ser venenosa, aunque también es posible que sea solo altamente infecciosa, como la de los perros u otros animales.

Al igual que los demás miembros de la orden de los monotremas, el Tachyglossus Ferox es ovíparo, es decir, pone huevos como los reptiles o las aves; sin embargo, y aquí radica la más singular característica de esta especie, tras el periodo de incubación en el útero (que dura unos doce días) los huevos no se depositan en el exterior, sino que pasan a una bolsa semejante al marsupio de los canguros, unida al vientre de la madre pero, en este caso, sin comunicación con el exterior más allá de unos orificios que sirven para oxigenar el aire del saco. Es en esta bolsa o marsupio donde se produce la incubación exterior de los huevos, que dura entre diez y quince días.

Terminada la incubación, las crías abandonan el huevo, pero no el marsupio, en el que permanecen aún durante veinte días más alimentándose de las ubres de la madre, situadas en el interior del saco. Solo pasado este tiempo, cuando han alcanzado un tamaño de unos quince centímetros y tienen por ello grave peligro de morir asfixiados en la bolsa, las crías deben abrirse paso, a través de la piel y la carne de su progenitora, hasta alcanzar el mundo exterior.

Es este uno de los espectáculos más grotescos y brutales que la madre naturaleza ha podido disponer ante nuestros ojos. Imagínense las garras y bocas de entre dos y cuatro criaturas arañando y rasgando las tripas de su propia madre, que tirada en el suelo casi sin poder moverse se retuerce de dolor, gime, aúlla. Cuando las crías por fin emergen, lo hacen envueltas en la sangre de su madre, a veces con jirones de su carne entre las garras pero (naturalmente) sin tener ningún complejo de culpa o de suciedad. Se han documentado incluso casos, más terribles aún, en que las crías, desorientadas, se han abierto paso en sentido contrario al deseado, atravesando las entrañas de su madre antes de alcanzar el exterior.

Incluso en el caso de que el parto (por así llamarlo) salga correctamente, supone una violencia extrema hacia el cuerpo de la madre. Son muchas las hembras de Tachyglossus Ferox que no superan su primer parto; muy pocas las que llegan a tener tres camadas de crías. Tal vez por eso, la proporción de hembras/machos parece estar en esta especie inclinada a favor de las hembras en un 14%.

El descubrimiento de la especie Tachyglossus Ferox es sin duda un acontecimiento en el ámbito de la zoología; para evitar su extinción y su comercio como animales exóticos (porque, dejando aparte el momento del parto, los Tachyglossus Ferox son bastante monos), se ha prohibido absolutamente su extracción de la isla de la que son endémicos, y se ha limitado muy estrictamente el acceso a su hábitat. A pesar de eso, se rumorea que un ejemplar de hembra, posiblemente embarazada, se encuentra en exposición en un circo de Arizona, y que sus dueños esperan poder convertir el momento del parto en un lucrativo negocio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s