Pequeño divertimento familiar

“Qué gordo te has puesto”, me dice mi madre cuando me ve. “Estás más gordo que la última vez”, me dice cuando vuelve a verme un mes más tarde. “Estás más gordo”, repite cuando vuelvo a casa por Navidad, y eso que todavía no han pasado las navidades. Y cada vez que me lo dice me hincho más y más como un globo, y si sigue este ritmo tengo miedo de estallar dentro de dos visitas en el área de llegadas del aeropuerto de Bilbao.

“¡Huy qué delgado estás! ¿Ya comes bien?”, me dice mi abuela nada más verme, y al instante me desinflo con un resoplido de alivio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s