Post-microrrelato

1.- Este es un post-microrrelato porque es un post y es un microrrelato, y hoy en día lo que no es post-algo no es nada.

2.- Se despierta. O me despierto, no sé. Alguien se despierta en el microrrelato. Ambiente onírico-fantástico se le supone, como el valor a los soldados.

3.- Pero ¡oh! ¡ah! ¡eh! ¿Cómo es posible? ¡Qué ingenioso! ¡Qué original! ¡Qué sorprendente! Una mano que es una lombriz, un ojo que bosteza, un diente que es azul, una televisión que emite noticias de mañana, un asesino que llora viendo Bambi.

4.- Aquí hay un dinosaurio. Siempre hay un dinosaurio.

5.- Un paseo por la ciudad siempre viene bien: a mí, al lector, al protagonista. Aquí, la ciudad; aquí, el lector. Encantado, encantado. Contexto histórico-socio-político sugerido, como mucho; nunca explorado ni explotado explícitamente

6.- ¡Las cosas no eran lo que parecían! (Pero en realidad, no nos engañemos, sí lo eran: todos hemos leído a Kafka en el alemán original, incluso los que no han leído a Kafka traducido).

7.- Inserte aquí un final sorprendente o punchline.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s