Esta no es una historia bonita

Esta no es una historia bonita, pero sí necesaria. Es que cuando salía de la facultad me ha cagado en la cabeza una paloma. Bajaba por la alameda en dirección a Campo Grande, y de repente he notado un golpecito en la cabeza. Al principio he pensado que sería una hoja o una ramita, o incluso un goterón de lluvia (aunque no había llovido), pero cuando me he llevado la mano a la cabeza he notado una sustancia blandurria, y al mirarme la mano he visto que la tenía llena de mierda de paloma.

¿Y qué he hecho cuando he comprendido que me había cagado una paloma de ese árbol? ¿Qué podía hacer? Pues lo que habría hecho cualquier persona razonable y sensata: me he quitado la mochila, la he apoyado en el tronco y me he subido al árbol para intentar identificar a la paloma en cuestión y darle su merecido.

Naturalmente, mi aparición en el árbol ha hecho que todos los pájaros echasen a volar. ¿Todos los pájaros? No, todos menos uno: no me ha costado demasiado advertir que una paloma, sin duda hipnotizada por mi audacia o paralizada por la culpa se mantenía pegada a la rama. Era ella, no había duda: no había más que ver cómo miraba hacia los lados, con movimientos bruscos, a la derecha, a la izquierda, luego a la derecha otra vez, como si la cosa no fuera con ella.

Me he acercado a ella avanzando con prudencia pero con determinación, y cuando ya estaba lo bastante cerca he alargado la mano y la he agarrado como si fuera un balón de rugby o de fútbol americano (tengo manos de pianista, me han dicho alguna vez). Y así agarrada me la he puesto delante de la cara y le he dicho: “Tú, paloma, ¿quién te crees que eres para ir cagando así encima a la gente? ¿Qué clase de superioridad moral, natural, ética, estética, política, cultural, social, civilizacional te crees que tienes sobre mí, un hombre blanco, caucásico, europeo, occidental, limpio, educado y discreto, y encima doctor, eh, ¡doctor!, para irme cagando en la cabeza, eh?”

“Purrr”, ha contestado la paloma, seductora, con ojos llorosos, pero no estaba yo para seducciones ni lloriqueos. Se imponía una reprimenda, una represalia ejemplar que evitase que se volviese a repetir un atentado semejante en el futuro. Así que, todavía sujetando firmemente a la paloma en una mano, con la otra me he soltado el cinturón, me he bajado los pantalones, me he puesto de cuclillas encima de la rama (que es mucho más fácil decirlo que hacerlo) y le he cagado en la cabeza a la paloma. Me ha costado un poco, porque no tenía muchas ganas, pero al final ya ha salido algo, lo suficiente como para transmitir mi mensaje.

(Claro que en el proceso de cagarle a la paloma en la cabeza también me he pusto perdida la mano en la que tenía agarrada a la paloma, pero eso son daños colaterales inevitables de la transmisión inequívoca de mensajes).

“Que sea la última vez”, le he dicho luego a la paloma, y la he soltado en dirección al cielo azul de Lisboa en la esperanza de haber transformado una vida con mi enseñanza. Lo que ocurre es que, sea por la impresión de pasar de cagante a cagada, o porque había apretado la mano demasiado fuerte, el caso es que la paloma ha caído a peso muerto pocos metros más adelante, y le ha dado en la cabeza a una pobre señora que paba por ahí con un carrito de la compra, tirándola al suelo y desperdigando la compra que estaba dentro del carrito por toda la acera. Afortunadamente el árbo era lo bastante frondoso como ocultarme, y además no creo que a nadie se le ocurra pensar que pueda haber alguien que se dedica a lanzar palomas muertas manchadas de mierda desde un árbol.

En fin, cuando se ha disuelto el tumulto me he bajado del árbol, me he limpiado todo lo que he podido en la hierba y en una fuente cercana y he cogido el autobús a casa, para darme una buena ducha. En conjunto, creo que no ha sido un mal día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s