Where everybody knows your name

Uno de mis primeros días en Limerick (no conocía a nadie, las clases no habían empezado, no conocía la ciudad) salí a dar una vuelta y tomar una cerveza por el centro. Me metí en un bar y pedí una pinta de Guinness.

Ese día Limerick jugaba la final del campeonato irlandés de hurling, que es un deporte incomprensible para quien no ha vivido en Irlanda. Toda la ciudad estaba adornada con banderines verdes y blancos (calles, coches, fachadas). El bar estaba lleno de irlandeses emocionados y cada vez más borrachos.

(Si busco en la Wikipedia me entero de que el día era un 2 de septiembre; Limerick jugó la final contra Kilkenny y la perdió por 2-19 a  1-15. Pero eso no son cosas que yo recuerde).

“Este va a ser uno de mis bares favoritos en Limerick”, pensé mientras volvía a casa. “Uno de mis lugares habituales”.

Como podréis imaginar, nunca volví a ese bar. Ni siquiera recuerdo cómo se llamaba. No sé si seguirá abierto.

Los lugares habituales no se eligen, idiota. Te eligen ellos a ti.

Anuncios

Un pensamiento en “Where everybody knows your name

  1. Los pubs favoritos son aquellos cuya ubicación no puedes recordar al día siguiente. Esto en ámbitos científicos se conoce como la paradoja de Padraig McNamara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s