Los pequeños placeres de la vida

Un buen libro, una canción bonita, un atardecer en la playa, una noche sin pesadillas, una película que te emociona, una cena con amigos, coger la mano de alguien especial, la risa de un niño, arrancarle las patas a una araña, un buen vino, una cerveza bien fría, ver los restos de un accidente en la autopista, un abrazo, un partido de fútbol decidido en el último minuto, escribir esto, las imágenes de una catástrofe al otro extremo del mundo, viajar al otro extremo del mundo, la primera meada del día, una cama con sábanas limpias, ensuciar una cama con sábanas limpias, hacerle una colonoscopia a alguien que te cae mal, internet, el olor de café recién hecho, el olor de hierba recién cortada, el olor a pegamento, el olor a neumático que arde en una barricada, un sabor de la infancia, chupar una llaga abierta en la boca, el primer corte de un cuchillo afilado, llamar a Alicia y que no conteste, ver nevar por la ventana, llegar a casa, decirle a todo el mundo que has visto un accidente en la autopista y que ha sido horrible, horrible, horrible, echarte a llorar, que todos te consuelen.

Anuncios

Un pensamiento en “Los pequeños placeres de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s