Todo tiempo pesado (9): Tengo algo que contarte

En el capítulo anterior: Miren y Santi se reencuentran para pasar el día juntos.

El reencuentro con Miren me dejó sensaciones contradictorias: euforia y desazón, vergüenza y alegría. Un calentón y su opuesto. En los días siguientes no hice más que darle vueltas a nuestro paseo, en sus aspectos más agradables (Miren saliendo del museo, Miren llamándome gordo, Miren tumbada en la hierba, con los ojos cerrados, sonriente…) hasta la frustración final, la despedida apresurada, el abrazo castrador. No voy a decir que estaba enamorado, porque es una palabra cursi; pero Miren flotaba por todas partes, todo el tiempo.

Algo raro debió de notarme Miren, o a lo mejor no, no lo sé; el caso es que unos días después me mandó otro mensaje para decirme a ver si me apetecía volver a quedar. “Tengo algo que contarte”, me decía. “¿Quedamos mañana?”

Me pasé las siguientes 24 horas imaginando qué podría ser eso que tenía que contarme. Y la conclusión más evidente: hay otro, tiene novio, está casada, tiene una familia secreta. Alguna de esas opciones. ¿Por qué diría alguien “tengo algo que contarte” si no es para contar algo así? ¿Y por qué no contarlo inmediatamente? ¿Solo para darle suspense? No, sin duda porque era algo que prefería contarme cara a cara, para ver mi reacción. O a lo mejor realmente me lo estaba inventando yo todo…

El caso es que cuando nos juntamos al día siguiente, esta vez para tomar una cerveza después de su trabajo, iba preparado para lo peor, yno tardé ni dos segundos en preguntarle: “¿Entonces qué es eso que tenías que contarme?” Miren dejó la cerveza lentamente encima de la mesa y después dijo:

-Pues es que… estoy pensando en dejar el trabajo.

Por una parte sentí alivio por que no fuera lo que pensaba que era. Por otra, irritación: ¿para esto me había hecho pasar el día en vilo?

-¿Era eso lo que tenías que contarme? -le pregunté.

-Sí, ¿por?

-No, por nada… Por la forma en la que lo dijiste, creía que ibas a decirme que estabas con otro… con alguien…

-¿Y eso? ¿Por qué iba a decirte eso?

-¿Pero estás con alguien? -insistí.

-No. Sí, bueno, no. Más o menos. Hay un chico en Vitoria, cuando paso los fines de semana allí nos vemos…

-O sea, un amigo con derecho a roce.

-Algo así. Pero esto a qué viene… ¡Ni que fuera cosa tuya con quién estoy o dejo de estar…!

-No, no… Allá tú.

-¡Muy elegante, sí señor! Te cuento algo importante para mí y me sales con esto. Joder con los hombres, desde luego…

-Si está muy bien que me cuentes lo que quieras. Pero me dijiste: “tengo algo que contarte”, así, con esas palabras, ¿qué querías que pensara?

-¿Que tenía algo importante que contarte y que quería tu opinión, por ejemplo?

-Bueno, ¿y qué era eso tan importante que tenías que contarme?

-¡Ya te lo he dicho! Qué más da, déjalo. En fin, cómo te engañas a ti mismo, Santi.

-¿Qué?

-Que te crees que eres muy alternativo y muy progresista y muy independiente porque llevas pantalones vaqueros y camisas de cuadros, pero en realidad sigues siendo un burgués, y un burgués bastante conservador además.

-¡Y tú te crees que eres muy moderna porque tienes un follamigo!

-Pero bueno, vamos a ver, ¿qué te importa a ti lo que yo haga con mi coño?

-Nada, nada. Hala, háblame del trabajo, por qué vas a dejarlo.

-No me da la gana.

-Pues no me hables, entonces.

Y efectivamente, nos terminamos nuestras bebidas, casi sin hablarnos, pero sin que ninguno de los dos se decidiera a levantarse. (“Que se levante ella”, pensaba yo. “¿Y yo por qué tengo que irme?”, estaría pensando ella, seguramente).

“Bueno”, pensé luego cuando iba para casa, “ha sido bonita esta historia con Miren, me ha tenido entretenido unos meses. Qué pena que se haya acabado”.

En el próximo capítulo: ¿Se ha acabado?

Anuncios

6 pensamientos en “Todo tiempo pesado (9): Tengo algo que contarte

  1. Pingback: Todo tiempo pesado (8): Reencuentro | Como un libro abierto

  2. Pingback: Todo tiempo pesado (10): Rupturas | Como un libro abierto

  3. Pingback: Todo tiempo pesado (II, 8): Interludio | Como un libro abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s