Delenda est Burgund

Dice la leyenda (que en algunos casos es indistinguible de la historia) que el rey Rigoberto Swatchmenft III de Ruritania dejó escrito y ordenado que cualquier ciudad de su reino que estuviese terminada, o sea, completa, plena, desarrollada hasta el máximo de sus potencialidades, que fuese destruida hasta los cimientos, transformada en ruina y esa ruina en ceniza y esa en ceniza en abono para los campos, y que volviera a ser nuevamente construida desde cero, pero en otro lugar distinto y con otro nombre diferente. Se cree que así desaparecieron de la faz de la tierra y de la memoria de los hombres ciudades como Lelelov, Grossenpinter, Almulicio o Quinquen.

(Los hombres del rey Rigoberto Swatchmenft III y de los reyes sucesivos llegaban a la corte y decían: “Lelelov está terminada, mi señor”, por ejemplo. Y el rey, que como todos los reyes tenía una sólida formación clasicista, contestaba: “Entonces, delenda est Lelelov”. Y Lelelov era, efectivamente, destruida antes de que sus habitantes pudieran entender lo que estaba pasando o quiénes eran esos señores con mazas y antorchas. De ahí que la palabra delenda, raro préstamo latino en la lengua ruritana, haya llegado a significar al mismo tiempo algo muy bueno y algo muy malo: la culminación de un largo trabajo, y la destrucción más absoluta).

Dice también la leyenda que Burgund se salvó de la destrucción porque un alcalde muy astuto (no en vano era alcalde de una ciudad tan importante como Burgund) ordenó que la muralla de Burgund se ampliase en el sector norte, usando para ello piedras extraídas del sector sur, y sin añadir nunca piedras nuevas. De esta forma, la muralla siempre estaba renovándose y devorándose a sí misma de un modo circular e infinito, y se salvaba así de la destrucción. “¿Todavía no han terminado Burgund?”, preguntaba el rey de turno. “Están en ello, señor, les faltan unos veinte metros de muralla”. Y así pasaron los siglos, y Burgund se salvó.

De donde, dicen, viene la costumbre de todas las ciudades del mundo de mantener siempre abiertas y en marcha decenas de obras al mismo tiempo, para que no pueda decirse nunca que la ciudad está terminada. O a lo mejor esto se debe a motivos completamente diferentes…

Anuncios

Un pensamiento en “Delenda est Burgund

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s