Tres deseos

Nos dijeron: “Podéis pedir lo que queráis, cualquier cosa, y será vuestra”.

Miramos a la derecha y dijimos: “Queremos eso”. Pero nos contestaron: “No, eso no, eso está fuera de vuestro alcance. Pero lo demás, lo que queráis, cualquier cosa, pedidla y será vuestra”.

Miramos luego a la izquierda y dijimos: “Queremos eso”. Pero otra vez nos contestaron: “No, eso no, eso no podéis pedirlo. No os corresponde. Pero cualquier otra cosa sí. Pedid cualquier otra cosa, lo que queráis, y será vuestra”.

Miramos enfrente, entonces, y dijimos: “Eso. Queremos eso”. Y por tercera vez nos contestaron: “Eso no puede ser. Eso no podéis pedirlo. Pensad otra cosa que queráis, cualquiera, cualquier cosa, pedidla y será vuestra”.

Miramos hacia atrás, por último, pero no dijimos nada, porque veníamos de ahí y sabíamos que por ahí no había nada para pedir.

“¿Qué pasa?”, nos preguntaron. “¿Es que no sabéis lo que queréis? ¿O es que no queréis nada?”

Agachamos entonces la cabeza, humillados, y respondimos: “No. No queremos nada. Tenemos todo lo que podríamos desear. Muchas gracias”.

Anuncios

5 pensamientos en “Tres deseos

      • Woooo… ¡vertiginosa rapidez la de tu respuesta en el mundo virtual, Santi! (‘Mola’ que pueda ser así esto de comentarse casi en vivo y en directo).
        Aún me dio tiempo a releer tu entrada con mi hija, que entrará este año en el mundo universitario, y las dos andamos haciendo cábalas sobre otras posibles interpretaciones. Ella ‘vota’ que ahí se refleja la Historia de la Humanidad al completo (ea, ella siempre a lo grande).

  1. Pues tu hija tiene todo el derecho a hacer interpretaciones maximalistas, claro que sí 🙂

    No es por hacerme el interesante, pero realmente no creo que haya una interpretación correcta del cuento. En general, no suele haber interpretaciones correctas únicas de los textos literarios, y si son deliberadamente ambiguos como este, pues todavía menos.

    Así es más divertido, ¿no? 🙂

    • ¡Un sí como una catedral, Maestro! Divertido, interesante, vivo, ‘culturizante, imaginativo… No sé si serás consciente de que tus escritos promueven constantes debates alrededor de quienes te seguimos, pero en mi caso suelo leer en voz alta a quienes estén cerca tus entradas y las comentamos largo y tendido.
      Soy también filóloga y sé bien que un mismo texto puede ser muy diferente según el lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s