Crecimiento irregular

Un día, de repente, no sé cómo, me di cuenta de que había empezado a crecer otra vez. A mi edad. El estirón de la mili, pero con retraso. Claro que me pareció raro, pero al mismo tiempo me llevé una alegría, porque siempre he querido ser más alto de lo que soy. O sea, de lo que era antes de volver a crecer.

La gente lo notaba, me decían: “te veo distinto, te veo cambiado”, y luego, cuando la cosa ya se hizo evidente: “Estás más alto, has crecido, has pegado un estirón”. Todo el mundo parecía muy impresionado, y yo era feliz: con la altura venía la admiración, con la admiración el respeto, con el respeto el dinero, el éxito, la culminación de todos mis deseos.

El problema es que mi cuerpo no crecía al mismo ritmo en todas sus partes. Se me estiraban las piernas sobre todo, y los brazos, pero el resto seguía igual. O incluso (eso me parecía a mí, a lo mejor por comparación con el conjunto) disminuía de tamaño.

Así que ahora la gente ya no me decía “qué alto estás” sino “qué cabeza más pequeña”, “qué manos más pequeñas”, “pareces una araña”. ¿Dónde estaban la admiración, el respeto, el dinero, el éxito, la felicidad?

Durante la primera etapa de mi nueva estatura me eché una novia, pero luego, cuando llegó el momento culminante….

No quiero seguir hablando.

Anuncios

Un pensamiento en “Crecimiento irregular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s