Mundo IKEA

Cuando viajo de vacaciones a una ciudad extranjera, lo primero que hago es ir al IKEA. (No viajo a países donde no hay IKEA, porque en esos países la vida no tiene ningún valor).

La gente lo hace todo al revés: cuando viajan quieren ver lo que es único, distintivo, irrepetible: los monumentos, las obras de arte de los museos, los platos típicos, los barrios pintorescos. Yo quiero ver lo que es igual en todas partes, lo que es cosmopolita, global, moderno (posmoderno si se hace irónicamente).

En cuanto llego a un aeropuerto extranjero -me encantan los aeropuertos, paso tanto tiempo en aeropuertos como me es posible- alquilo un Mercedes en Hertz (no viajo a países donde no hay Hertz), conduzco hasta mi hotel Hilton o Sheraton o Ibis y me relajo un rato leyendo la Time o el The Economist. Deshago las maletas, pregunto en recepción la dirección al IKEA y allí me voy. Puedo pasar el día entero si hace falta dando vueltas por aquellos pasillos perfectamente ordenados, iluminados y decorados como mi propia casa. Estoy en mi propia casa.

El resto del tiempo lo paso en centros comerciales, cafeterías Starbucks, Hard Rock Cafés, McDonalds, estadios de fútbol (siempre que no sean especialmente distintivos).

Hay mucha gente (snobs) que me dicen que lo hago todo mal: que si voy a otros sitios para ver lo mismo de casa, que por qué no me quedo en casa. Yo les contesto (mentalmente) que no tienen ni idea. Que sus viajes exóticos y sus encuentros con lo desconocido están demodés, son restos románticos de un pasado en que se creía en la belleza del copo de nieve que solo es igual a sí mismo. La belleza moderna está fabricada en serie, es replicable, es transnacional, internacional, multinacional.

A esos snobs postrománticos sus viajes turísticos les dejan desasosegados, incompletos y con ganas de conocer cada ciudad del mundo (porque cada ciudad del mundo tiene su pequeña Torre Eiffel). Yo, en cambio, que busco lo que es igual en todas partes, vuelvo a casa relajado, satisfecho, reafirmado en mi condición de hombre blanco, católico, occidental, de clase media. Civilizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s