tú me visitas

eran debían ser las cuatro de la mañana yo soñaba con grandes montañas azules invadidas de duendes cuando llamaron a la puerta nadie llama a mi puerta nadie llama a mi puerta a las cuatro de la mañana con duendes invadiendo la montaña por cada una de sus laderas pero ahora inconfundiblemente alguien llamaba a la puerta y eran las cuatro de la mañana y llamaban a la puerta a las cuatro de la mañana

quién es pregunté soy yo me contestó una voz al otro lado soy yo santi soy yo quién es yo pregunté yo soy yo santi qué estás haciendo aquí pregunté déjame entrar me contestó necesito entrar santi déjame entrar tanto tiempo sin vernos y estaba ahora a las cuatro de la mañana aquí pidiéndome entrar llamando a la puerta pidiéndome ayuda necesito ayuda decía necesito tu ayuda santi qué ha sido de ti todo este tiempo pensé qué habrás hecho dónde habrás estado qué habrás visto mientras yo me alejaba de ti

una luz parpadeando en el rellano

no puedo dejarte entrar le dije por qué has venido porque necesito entrar porque necesito tu ayuda porque tengo miedo yo ya no puedo ayudarte le djie tengo una vida tengo familia tengo responsabilidades por qué has venido no es verdad pensé por qué habré dicho esto lo dije por miedo lo dije porque efectivamente no podía dejarle entrar lo dije porque no quería dejarle entrar

sigo siendo tu amigo me dijo por qué no me dejas entrar o es que tú ya no eres mi amigo no le dije ya no soy tu amigo tú ya no eres la misma persona que fuiste la persona que yo conocí no llamaría a mi puerta a las cuatro de la mañana para pedir que le acogiera sí dijo no dijo no son las cuatro de la mañana santi nunca son las cuatro de la mañana nunca más son las cuatro de la mañana

tú ya no eres la misma persona que fuiste volví a decir si fueses la misma persona te dejaría entrar hubieras hecho lo que hubieras hecho (estaba mintiendo y sabía que estaba mintiendo cuando lo decía) qué has hecho por qué estás aquí de qué huyes déjame entrar santi por qué has venido santi necesito tu ayuda déjame entrar soy el mismo que fui tú eres el mismo que eras somos amigos necesito entrar por qué has venido necesito entrar vete necesito tu ayuda déjame en paz te necesito

te van a oír los vecinos cállate deja de llorar deja de golpear la puerta déjame en paz déjame en paz vete

santi si no me dejas entrar no sé yo no sé no me echas de menos no echas de menos ser como eras cuando tú y yo éramos amigos y eso qué más da dije ya no son las cuatro de la mañana ya nunca más son las cuatro de la mañana tú lo has dicho

de qué tienes miedo de la policía o del castigo o de la vergüenza o de mí o de ti mismo eres un cobarde santi cállate cállate vete de aquí déjame en paz eres un cobarde realmente no eres el que fuiste cuando éramos amigos me has decepcionado

vete de aquí cállate vete déjame en paz

no me voy a ir santi mira a tu alrededor ábreme la puerta necesito tu ayuda

me echo a llorar me echo a llorar porque soy un cobarde y porque no quiero dejarle entrar pero a pesar de todo abro la puerta y le dejo entrar

te he echado de menos le digo y le doy un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s