Historia de la literatura ruritana (1)

Consideraciones preliminares

La historia de la literatura ruritana nos plantea algunas cuestiones teóricas y metodológicas que no podemos omitir. Como muchos de los lectores de este blog ya saben, Ruritania fue un pequeño reino centroeuropeo inevitablemente absorbido a finales del siglo XIX por las grandes potencias que se disputaban el control del continente. A diferencia de otros territorios que siguieron un destino similar, Ruritania no pervivió ni como memoria ni como utopía ni como aspiración futura. El idioma ruritano se perdió; la cultura ruritana fue olvidada; el propio nombre de Ruritania fue borrado de la memoria de los europeos.

Naturalmente, existen otras razones, además de las históricas o políticas, que explican el olvido de la literatura ruritana. En primer lugar, la propia lengua ruritana, mixtura de elementos romances, germánicos y eslavos, en vez de hacerla una koiné paneuropea la convirtió en un monstruo de Frankenstein que sonaba extranjero e incomprensible en cualquier rincón del continente, y a veces incluso para sus propios hablantes.

Este aislamiento lingüístico y cultural de los ruritanos los alejó, también, de las principales corrientes artísticas y filosóficas occidentales, que rechazaron de modo tozudo con una mezcla de sorpresa y condescendencia, como vacas que no solo miran al tren sino que se compadecen del tren. Resulta así difícil incluir el nombre de ningún autor de la literatura ruritana en una historia conjunta de la literatura europea, cuando sus escritores siempre parecen ir dos siglos por detrás o por delante de las tendencias dominantes. O por caminos que la literatura europea nunca siguió porque le parecieron absurdos o ininteresantes.

Un tercer motivo por el que la literatura ruritana nos es prácticamente desconocida, es el rechazo de los ruritanos a la letra escrita. El lema de la universidad de Burgund, la única del país, fue durante muchos años: “Escribir es de vagos”. Una gran parte de la literatura ruritana, incluidas novelas y ensayos de más de quinientas páginas, se transmitieron oralmente hasta perderse o deformarse tanto que parecían todos el mismo texto. Las pocas obras escritas que se han conservado son, en realidad, una herejía, un error o una ilegalidad según los estándares ruritanos.

Por otro lado, el que toda una literatura como la ruritana haya sido olvidada y borrada de la historia hace que nos cuestionemos: ¿existe un filtro de justicia literaria, como querría Harold Bloom, que conserva lo que merece conservarse y elimina lo que merece ser eliminado? ¿No existe, en toda la literatura ruritana, ningún Cervantes, ningún Lope de Vega, ningún Unamuno, ni siquiera un Moratín, un Gracián o una Santa Teresa? Y si existieran, ¿los habríamos conocido?

Son estas preguntas las que espero responder con la esta serie de entradas sobre la historia de la literatura ruritana.

 

Breve historia de la literatura ruritana

Anuncios

Un pensamiento en “Historia de la literatura ruritana (1)

  1. Pingback: Historia de la literatura ruritana (2): los inicios | Como un libro abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s