Leyenda

La Reina Maga controla sus dominios con la vista; con la mirada domina a sus súbditos. Desde sus aposentos ordena y manda, y es obedecida hasta los confines de sus posesiones, y más allá de sus fronteras.

Sus súbditos por ella cavan zanjas, levantan muros, construyen pirámides y templos. Morirían por ella, y morirían felices, porque no saben que hay nada mejor, porque saben que no hay nada mejor que morir por la Reina Maga.

La Reina Maga no dispone de grandes ejércitos, ni de grandes almacenes de oro: no los necesita. Cualquiera de sus súbditos se convertirá en soldado suyo si ella lo ordena; cualquiera de sus súbditos le cederá todas sus posesiones si ella se lo pide.

Para asegurarse la lealtad de su pueblo, y aunque no lo necesita, la Reina Maga reparte premios y castigos con una aleatoriedad omnisciente: quien recibe un premio o un castigo sabe que lo merece, aunque no lo merezca.

A veces la Reina Maga organiza complots en su propia contra para que fracasen y verse reforzada en la opinión de sus súbditos. A veces, la Reina Maga organiza complots en su propia contra para que triunfen, y poder mostrarse humilde, humana, vulnerable, y verse reforzada en la opinión de sus súbditos.

Los niños cuentan historias terribles sobre la Reina Maga; los adultos no hablan de ella, porque creen que así dejará de existir, dejará de haber existido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s