Pensamientos escoceses

En la zona del control de seguridad del aeropuerto de Edimburgo usan un sistema de lo más avanzado para dar las instrucciones a los pasajeros (“Quítense el cinturón y el reloj, saquen los ordenadores portátiles, etc.”): sobre una pantalla semitransparente que simula la silueta de una mujer, se proyecta la cara y el cuerpo –de cintura para arriba- de una actriz, que recita las instrucciones con una enorme sonrisa profident. El mensaje se repite cada pocos minutos, vuelve a empezar cada vez que acaba (“Hi, it’s me again…”), para asegurarse de que todos los pasajeros lo escuchan por lo menos una vez.

En el lateral del proyector hay una nota escrita a ordenador y pegada con cello que dice: “El personal de seguridad no debe desconectar a Holly bajo ninguna circunstancia”. La nota, más que la proyección en sí, me hace pensar en La invención de Morel: en esas vidas artificiales condenadas a repetirse una y otra vez, proyectadas en bucle. Pienso en Holly, el alma de metal proyectada en la pantalla, y la imagino sufriente, condenada a decir una y otra vez “Hi, it’s me again” hasta la eternidad, y siempre con la misma sonrisa, sin descanso, sin el derecho a ser dignamente desconectada; y pienso también en lo que pasaría si alguien, desobedeciendo la nota, la desconectase alguna vez. ¿Descansaría? ¿Podría volver a recrearse el prodigio? ¿Adónde van las almas de las proyecciones holográficas cuando se apaga el proyector?

Y pienso también en la otra Holly, la actriz que grabó la proyección y que casi con toda seguridad no se llamará Holly. ¿Habrá perdido ella, como dicen que creen los indios americanos, una parte de sí misma por dejarse grabar, y por verse proyectada una y otra vez en bucle ante la mirada impaciente de los viajeros? ¿Sentirá, con cada repetición del vídeo, como si se agotase un poco de su energía vital? ¿La reconocerá la gente por la calle? (“Tú eres Holly, la del aeropuerto: a ver, di ‘Hi, it’s me again’”). ¿Podrá sentir ella una vibración en la Fuerza si algún día alguien, desobedeciendo la nota, desconecta a Holly, como dicen que sienten los hermanos gemelos cuando uno de ellos muere, aunque esté a kilómetros de distancia?

Pero ya me llaman para pasar el control de seguridad, ya me quito el cinturón y el reljo, ya saco el ordenador portátil de la maleta…

Anuncios

Un pensamiento en “Pensamientos escoceses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s