Agur, ETA

No tengo una conciencia clara de cuándo supe por primera vez que ETA existía, ni lo que significaba. Hay algunos capítulos de mi infancia donde la gente habla de bombas, discute de política, se comentan las noticias y hay un ambiente más preocupado y triste de lo normal.

Ya de adolescente me uní a Gesto por la Paz. Era la época del secuestro de Ortega Lara. Repartíamos lazos azules en la Gran Vía de Bilbao y nos manifestábamos en el centro del campo de fútbol cuando había un atentado. Tampoco es que fuéramos héroes: manifestarse contra ETA en un colegio privado del centro de Bilbao no es lo mismo que hacerlo frente al Ayuntamiento de Hernani, por ejemplo.

Lo que importa en todo caso no es que yo estuviera allí, sino que la sociedad vasca empezaba a estar allí: del lado de las víctimas (algunos seguían con los asesinos, y todavía siguen; otros muchos guardaban un silencio previsor o culpable).

Ya en la universidad, el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco: días de fiebre y de solidaridad. Vascos sí, ETA no. Centenares de miles de personas. Manos blancas. Y un año y medio más tarde, durante un viaje solitario a Londres, una llamada desde casa: “Tenemos una mala noticia que darte. Muy mala. Sobre uno de tus amigos”. ETA acababa de matar al juez José María Lidón, al padre de Jordi, compañero de la Facultad.

Pero las cosas estaban cambiando: en la política, en la sociedad, en la calle, lenta pero perceptiblemente. ETA cada vez tenía menos apoyo, menos paraísos en que esconderse, menos dinero. Lo reconozco: me opuse a la Ley de Partidos. Lo reconozco, me creí la tregua de 2006. Cuando me preguntaban (y me preguntaban mucho, como vasco en Escocia, en Irlanda, en Portugal, donde fuera) siempre decía que era optimista, que veía cerca el final.

Hoy, por primera vez desde que existo (no “desde que tengo uso de razón” sino desde que existo) no hay por ahí una banda terrorista que dice extorsionar, secuestrar y asesinar en mi nombre. Hoy millares de personas respiran mejor. Millones de vascos y de españoles son más libres, en un sentido primordial del término (la libertad de no temer por su vida, para empezar).

Por supuesto que hay razones para guardar un rincón para el escepticismo, y por supuesto que quedan muchísimas cosas por hacer: la entrega de las armas, la disolución definitiva, la cuestión de los presos, el resarcimiento moral y el homenaje eterno a las víctimas. Y mucho, muchísimo trabajo de reconciliación y de educación en la tolerancia.

Pero hoy es un día para celebrar, para emocionarse, para acordarse de los que están y de los que deberían estar aquí para verlo. Como vascos, como españoles, como individuos y como sociedad, nos acabamos de quitar un enorme, terrible y doloroso peso de encima.

Anuncios

5 pensamientos en “Agur, ETA

  1. La gente se ha vuelto más civilizada con el tiempo… o más humana, o tal vez se ha perdido el miedo. A mi me chocaron ciertos detalles cuando llegué al País Vasco, incluso en Bilbao. En Andalucía estamos acostumbrado a decir lo que nos salga de las narices y de más abajo sin temer nada, pero ahí era diferente, al menos con ciertos temas.

    De todos modos, la Ley de Partidos ha sido un acierto porque creo que se ha aplicado sin abusos y les ha cortado una importante fuente de financiación y propaganda de ideas radicales y de odio. ¿No condenas la violencia ni a la gente que mata a otras personas por tener ideas diferentes a las tuyas? A tomar por c…. Lástima que no se aplique también a los partidos neonazis. Pero la Ley de Partidos, la presión policial y la colaboración de Francia han sido determinantes para asfixiarlos hasta que no les ha quedado más remedio que llegar a esto.

    Enhorabuena a los vascos. Ojalá que esto sea punto y final.

  2. ¿Pero de verdad alguien se cree que esto se ha terminado????
    No hay disolución… sólo tregua: ¡en vísperas de elecciones!!!!!
    Ojalá yo no tenga razón, pero… ufff, qué poco creo equivocarme…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s