Entradas invitadas: Una vida escrita con bolígrafos

Pues resulta que, a día de hoy, a nivel de bolis, una de las grandes  ventajas de la globalización puede que sea la llegada de los bolis japoneses. Ahora me explico.

Recuerdo con cierto dramatismo el paso de lápiz a boli en el colegio, acostumbrados a la tranquilidad que suponía escribir todo con lápiz y poder utilizar la goma Milán para hacer desaparecer cualquier estropicio, con el paso a boli parecía que todo era vinculante, con cada palabra nos jugábamos pasar a la posteridad, aquello quedaría escrito para siempre y habría que asumir las consecuencias.

Hecha la ley, hecha la trampa: aparecieron unos bolígrafos de marca Replay que tenían una goma incorporada en la parte superior del tapón. Al principio, los Replay eran de contrabando, no estaban al alcance de todos y recuerdo incluso que su utilización era muy perseguida por determinados profesores. Cierto es que a veces al borrar se levantaba el papel y era peor el remedio que la enfermedad, pero fue una transición cómoda hacía los bolis BIC, que sin duda  marcaron nuestra adolescencia en lo que a bolis se refiere.Hubo tantos BICs en circulación que yo creo que los dejaron de fabricar en 1982, pero todavía aparece alguno en casa preaparado para ser estrenado.

Tras cierto coqueteo con los Corvina y los Inoxcrom, que te dejaban tirado en cualquier examen importante, el paso a la madurez lo marcaron los Staedtler. Palabras mayores. Fueron tiempos universitarios, tinta azul oscura, alguna explosión inesperada y el disfrute de tener entre manos material de primer nivel.

La incursión en el mundo laboral vino marcada por el paso a los Pilots, fue el momento de hacerse mayor, eran bolis más ligeros, más rápidos, más seguros, los McLaren de la escritura.

Y cuando parecía que estaba toda la tinta vendida, vienen los japoneses con sus bolis MUJI, y a mí me conquistan. Las geishas hechas bolígrafos. Qué gusto, qué nipones son, la tinta –perdón, dije tinta, debía decir GEL-  fluye con precisión, con finura, con erotismo.

A ver quien coge un Replay ahora.

Firma: El Adversario

Anuncios

4 pensamientos en “Entradas invitadas: Una vida escrita con bolígrafos

  1. Yo estuve en una empresa en que los Pilots que te daban eran de distinto color según la categoría laboral. Que tengo una anécdota con uno que da para una minientrada de mi blog, ya la haré.

  2. Ups, me quedé anticuada por lo que veo… yo sigo en los pilots (eso sí, ya uso los sin-tapa, que les aprieto el botoncito; ¡y con recambio!).
    [Yo quiero leer la anécdota, Ensada, que una empresa que reparte colores… promete].

  3. Yo tuve mi época de Inoxcrom, me parecía de lo más elegante por fuera y además solían escribir estupendamente (aunque sí, convenía tener una mina de tinta de recambio siempre a mano…).

    Ahora, creo que como la mayoría de la gente, estoy en la etapa “cojo el primer bolígrafo que encuentro sea del tipo que sea”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s