1000

Recuerdo una conversación con Txus y Esti, enfrente del hotel Carlton de Bilbao. Sería otoño de 2005, aproximadamente. Ellos hablaban de sus blogs recién abiertos, de que les estaba gustando la experiencia, de que era interesante poder escribir y publicar en internet, aunque también de los peligros de escribir y publicar en internet. Y me preguntaban: ¿y tú por qué no te abres un blog? Y yo me hacía el remolón: no sé, no me apetece, no tengo mucho que contar, no sabría qué decir.

Han pasado casi seis años desde aquello, y por lo que parece sí que tenía cosas que contar. Hoy, con esta, cumplo 1000 entradas repartidas en dos blogs (Bilbao-Limerick, de agosto de 2007 a noviembre de 2009, y Como un libro abierto desde entonces), y cuatro países distintos (España, Irlanda, Rumanía y Portugal). 1000 entradas. Se dice pronto. Una media de casi 22 entradas por mes, durante casi cuatro años. Desde luego, yo no esperaba durar tanto. Ha ayudado mucho, desde luego, el que mi vida haya sido un carrusel nómada durante estos cuatro años: si hubiera sido más estable y menos viajera, probablemente no habría escrito tanto.

Está claro que llegar a 1000 entradas es algo digno de celebrarse, y para hacerlo se me ha ocurrido pedir ayuda a mis amigos, a los que siempre están ahí, leyendo y comentando, y en muchos casos escribiendo al mismo tiempo sus propios blogs (que encontraréis enlazados en la columna de la derecha). Así, durante las próximas semanas, este blog deja de ser mío, y se convierte en una “tribuna abierta” para que estas personas hagan y digan con ella lo que quieran. Sus entradas se publicarán en una serie titulada “Firmas invitadas”, a un ritmo aproximado de una cada dos días, para dar tiempo a que las disfrutéis con calma. Y para que tengáis también tiempo de visitar sus propios blogs: merecen la pena.

Y a los lectores silenciosos, ese 90% de internautas que no escribe y no comenta pero lee, muchas gracias como siempre por aguantar mis desvaríos. 1000 chorraditas después, seguís leyéndome. ¿Sois masoquistas, o algo?

Anuncios

19 pensamientos en “1000

  1. Pues nada, feliz aniversario. Ahora, a por los dos mil, supongo. Para eso necesitarás otros cuatro países. O mucha colaboración. Grande!!!

  2. Menos mal que avisaste ayer de que habría algo especial, si no, no te habría leido… bueno, o tendrás razón en que somos masocas….. ;-))

    Pues me alegro mucho de que al final te animaras y hayas ido construyendo esto… MUCHAS FELICIDADES y habrá que tomar una bebida típica de cada uno de los países desde los que has escrito para celebrarlo… vamos, digo yo!

    • Si es que, para que luego digan que la publicidad no funciona. Ya lo celebraremos con una Guinness, una tzuika, una ginjinha y un buen vino de Rioja (¿o un patxaran?). Qué peligro…

  3. Pues muchas enhorabuenas!! 6 años, menudo récord… Yo creo que solo llevo un par ‘bloggeando’ y ya lo tengo todo abandonado.

    • Bueno, con el blog solo llevo cuatro años, en realidad. Pasaron casi dos años desde aquella conversación hasta que por fin me decidí a empezar a bloggear (cuando me fui a Irlanda, si no, a lo mejor no habría empezado).

      Está claro que uno pasa por épocas de desánimo con esto del blog; pero tampoco es una obligación: si no te apetece, no tienes por qué hacerlo… 🙂

  4. Pues para ser ya mil, te conservas muy bien, Santi, las entradas no pasan por ti. Ya en serio, felicidades, es un placer leerte y desde luego un ejemplo y un impulso para no dejar morir a criaturitas monstruosas como las que parimos algunos. No me atrevo a contribuir, pero estaré atento a lo que se cocine en los siguientes días por aquí, porque promete ser interesante…

  5. ¡Enhorabuena por llegar y superar ya a la mágica cifra del milenio!
    Aunque Shakespeare dijera (o eso dicen que dijo) que “más valía llegar tres horas antes que un minuto tarde”, pues no puedo estar de acuerdo con él aplicándolo en este contexto. He llegado en el último mes de post y creo que mejor elijo el refrán español: “más vale llegar a tiempo que rondar un año”. Y “que nunca es tarde si la dicha es buena”.
    (Yo llevo tres años blogueando y sólo tengo la mitad de entradas; y además, de carácter muy local y nada interesantes para quien no esté en el entorno).

  6. Enhorabuena por tu llegada “al milenio”.
    Con casos así, difiero de la frase que le atribuyen a Shakespeare (¡vaya vd. a saber si es cierto que la dijo!): “Más vale llegar tres horas antes que un minuto después”.
    Pues no, prefiero el dicho castizo: “Mejor llegar a tiempo que rondar un año”.
    ¡Cuánto y cómo disfruto este blog! No lo pares, ‘porfis’. Que dure y dure y dure, como las Duracell…

  7. Pingback: Gracias, invitados « Como un libro abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s