La panacea

En un gesto sin precedentes y de una audacia que solo los siglos venideros podrán juzgar como se merece, el gobierno, con el apoyo del principal partido de la oposición, tomó una decisión tan sorprendente como imaginativa: privatizar el Parlamento, Santa Casa de la Democracia. “Era la mejor solución a todos nuestros problemas”, ha dicho el Presidente, “la panacea universal. Lo que sorprende es que a nadie se le haya ocurrido antes”. Con esta medida, el gobierno pretende acabar de un plumazo con varios de los problemas que aquejan a nuestro país: el descrédito de la clase política, el deterioro del clima social y el despilfarro de dinero público. Y ganar sin duda algún dinerillo, que no vendrá mal a las arcas públicas; ni a algunas privadas.

“No nos engañemos”, ha declarado el líder del principal partido de la oposición; “el Parlamento era un teatrillo que nos costaba a todos millones de millones de euros, para nada. Y para hacer teatrillo, hay otros que lo hacen mejor, y además le sacan beneficio”. En efecto, el principal candidato a adquirir los derechos de explotación del Congreso es un holding compuesto por varias productoras cinematográficas y empresas del sector del entretenimiento, dispuestas a transformarlo en un parque temático en el que los ciudadanos puedan asistir en directo a un encendido debate sobre la inclusión de dos o tres colores más en la bandera nacional; las importaciones de perros alsacianos, o la alineación de la selección de waterpolo. No se descarta tampoco realizar recreaciones de debates históricos, con actores en el papel de Unamuno o Azaña, u ofrecer la posibilidad de vivir, en el mismísimo sillón de Suárez, una reproducción holográfica del 23-F.

A la propuesta de privatización, que será aprobada el próximo mes en el propio Parlamento que pretende privatizar, aún le quedan flecos por cubrir. “No tenemos muy claro qué hacer con las elecciones”, ha declarado un portavoz, “porque está claro que a la gente le gusta votar cada cierto tiempo, le da la impresión como si su opinión valiese para algo”. Por ello, se ha planteado la posibilidad de organizar un Gran Hermano permanente en algunas salas menores del congreso, para que los televidentes puedan elegir quién entra y quién sale con una perodicidad de cuatro años.

“Pero, si los políticos son sustituidos por actores, ¿quién gobernará el país?”, se preguntaba un periodista, indudablemente novicio. “No se preocupe por eso”, le ha contestado el portavoz del gobierno, “nos gobernarán los mismos que nos gobernaban hasta ahora”. (Risas). “Para lo que nos queda en el convento”, ha añadido el portavoz mientras palmeaba a su homónimo de la oposición.

Algunas voces han mostrado también su preocupación por el futuro de los políticos. ¿A qué se dedicarán cuando ya no haya Parlamento ni debates ni elecciones? Pero las propias empresas candidatas se han encargado de tranquilizarles y tranquilizarnos: la compañía que se haga con el usufructo del Congreso ofrecerá un suculento contrato como actor a todo parlamentario que así lo desee, para que finja con gesto airado y elocuente defender los intereses de su país delante de las cámaras. Al fin y al cabo, ¿quién mejor que ellos, que ya tienen experiencia?

Anuncios

7 pensamientos en “La panacea

    • Muchísimas gracias, Mayte, qué honor que lo compares con Saramago. Por cierto que no sé si sabes que justo hoy se cumple un año de la muerte de Saramago. Esta noche voy a intentar ir a ver el documental “José y Pilar”, con presencia de la propia Pilar del Río…

  1. Muy muy bueno, Santi… pero es que eso ya no debería ser una sorpresa para nadie. Por otra parte… lo que me resulta más inquietante no es que una idea así cada vez tenga menos de ciencia ficción… sino que a veces pienso si no lo habrán hecho ya y no estamos ya en esa especie de Gran Hermano.
    Un saludo… y una invitación a que te des una vuelta por mi simulacro de blog (bombonesdebutano.blogspot.com)

      • Solo tiene una, así que no te has perdido nada (aunque es posible que tampoco uno se pierda nada por no leer la que hay)… ¿cuánto durará? No sé, creo que ya ha sido todo un logro conseguir darle forma y vida. Veremos lo que me dura el arranque de actividad. Ya me dirás qué te parece. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s