Escritos de conferencia (4): Sofía

Sofía era casi hermosa, de hecho mirándola parecía difícil entender por qué no lo era: pero no lo era. Tenía una piel suave y cremosa, con un matiz moreno y dorado; una nariz recta terminada en una punta redondeada, quizás algo demasiado grande para el tamaño del resto de la cara a la que pertenecía; el pelo recto y castaño metódico y sin lujos, brillante bajo la luz y profundamente oscuro en otras ocasiones. Puede que el secreto de su inexplicable no belleza estuviera en sus ojos, marrones, pequeños, cortantes, ácidos, como de persona que se oculta detrás de una máscara o que se acaba de quitar unas gafas después de mucho tiempo. O a lo mejor la respuesta está en el fondo de todo (en el fondo de los ojos, de la nariz, de la cara, del pelo) donde palpitan las ideas: Sofía tenía un carácter que podría estrangular a un oso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s