Los primeros pobladores

Informa la edición de hoy del prestigioso diario El Mundo Today del hallazgo, en un valle de Aragón, de un pueblo ibero en perfecto estado de conservación; tan perfecto, que se conservan hasta sus habitantes, una pequeña población de en torno a quince familias (después de dos mil años de endogamia, es difícil saber dónde termina una familia y empieza otra) que ha sobrevivido milagrosamente intacta al paso de los siglos y a las diversas invasiones de la Península. Solo ahora, gracias a Google Maps y a un aburrido jubilado de Palencia, ha sido posible el descubrimiento.

Nada más conocerse la noticia, se desplazaron al lugar destacados lingüistas, entre ellos varios discípulos de Gómez Moreno, con el fin de establecer comunicación con los indígenas y poder descifrar, por fin, su lengua y su escritura. Tras varios intentos infructuosos, los expertos han podido determinar que la lengua en cuestión es sorprendentemente parecida al hawaiano, y que el motivo de que las inscripciones no se comprendieran bien es que están escritas en lenguaje sms.

Estas primeras aproximaciones idiomáticas han dado paso a una serie de entrevistas con historiadores, psicólogos, genetistas y políticos (siempre dispuestos a salir en la foto) durante las cuales los iberos han declarado que ellos llegaron a la Península Ibérica cuando esta era apenas una isla llena de conejos, que la utilizaron como les vino en gana durante varios siglos (fundamentalmente construyeron campos de fútbol, han declarado) y que luego, con la llegada de las primeras invasiones, decidieron retirarse pudorosamente a su valle para no ser molestados. De los siguientes veinte siglos no tienen registros históricos, ya que transcurrieron en un tiempo sin tiempo y sin cambios; de hecho, sus registros escritos se interrumpen después de las frases “ayer llovió; cosechas abundantes; vienen nuevos vecinos que hablan raro; esta noche partida de mus en la taberna”, y no vuelven a reanudarse.

Algunos filósofos, politólogos y etnólogos han comenzado ya a plantear algunas de las preguntas implacablemente derivadas de este hallazgo: si este pequeño grupo de iberos es todo lo que queda de los auténticos y primerísimos pobladores de la Península (los únicos y verdaderos españoles, por lo tanto), ¿qué somos los demás? ¿Qué ocurriría si estos iberos recién descubiertos reclamasen su derecho histórico a la tierra que ocupamos? ¿Debemos acaso expatriarnos, deportarnos a nosotros mismos y volver a nuestras respectivas tierras de origen, seas estas cuales sean?

Naturalmente, nadie en su sano juicio ha hecho caso de estas preguntas, y se espera que los iberos sean instalados en breve en una réplica exacta de su pueblo construida a tal efecto en los bajos del Museo Arqueológico. El pueblo original se transformará en un parque temático.

Anuncios

Un pensamiento en “Los primeros pobladores

  1. Se ha filtrado también que algunos de los mejores expertos en antropología política están tratando de descifrar los orígenes de nuestro muy noble sistema político en la apacible vida de aldea de los primeros iberos. Se ha sabido, así, que los célebres campos de fútbol fueron fruto de una gran oleada de operaciones de recalificación urbanística, que datan en los siglos XXI y XX a.C. Se generalizó a partir de entonces la costumbre de elegir al jefe de la aldea periódicamente, en estricto y sano ejercicio democrático, recayendo la elección entre las mismas dos personas en los últimos 50 años. “Todos somos iberos” -ha declarado con júbilo Agapito Pichón, jefe del equipo de investigadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s