Ciclo de un día

Empieza a alborear desde tus uñas oh maravillosa niña

y es mediodía cuando de repente te miro a los ojos, a tus ojos tan dulces

en cambio yo arrastro noche a través de mis venas

y mi lengua tiene el rumor de las olas cuando se hace de tarde

y no puedo resignarme a no amarte sino con estrellas en mis labios, con nubes

en mi sexo con luna llena en mi mirada.

Te cariño

y lloro por mis costillas el cambio de horario en nuestro sueño sin tierras,

no obstante te cariño aunque tu silencio ya no sea pasar en vela las noches

guardando grillos en una caja,

 

por el momento he decidido un festejo de oasis para nosotros que llegará por

sí mismo,

que nos anudará a la cuerda rosa de todo lecho,

que hará de nosotros dos un eco que se perderá en el tiempo que todo

escucha,

y que Pequeña, el trinar coloreado de los gorriones celebrará nuestra vigilia,

y entonces lloverá sobre tu vientre encendido pétalos de azahares y escarcha

poderosa,

y escucharemos ese indecible canto que abrazará nuestros desnudos cuerpos.

Al amarte no es tu cuerpo lo que amo, no únicamente,

al amar tu cuerpo es tu ser, ser en ti, sólo el ser lo que yo busco,

y al buscar tu ser es el firme asombro de nuevo día que nos aguarda tras mañana con sus misterios.

Sergio ‘Txiki’ Oiarzabal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s