Escrito en el cuaderno de portugués

Miraba a las personas por encima del hombro, pero por debajo del cuello, en un escorzo complicado del ego. Se consideraba, en resumen, superior al resto de la humanidad, pero inferior a sí mismo, a su mejor yo posible e ideal. Lo que más le dolía en el mundo era esa contradicción: que no hubiera nadie mejor que él, más que él mismo. Y además, esa distancia que lo separaba de sí no disminuía: por mucho que aprendiera, por mucho que se esforzara, siempre estaba dos pasos por delante de su propia excelencia. Qué más le daba que el resto del mundo se agitase y se revolviese allá abajo en su propia mediocridad. Él solo quería ser, de una vez por todas, el mejor, lo mejor, siempre mejor. Y de no serlo, no ser nadie.

Entonces…

Anuncios

2 pensamientos en “Escrito en el cuaderno de portugués

  1. …al darse cuenta de su irremediable inferioridad respecto a si mismo, de la absoluta inutilidad de sus denodados esfuerzos por alcanzarse, cambió el programa de su ordenador a Linux y se apuntó en un cursillo de macramé.

  2. …al darse cuenta de su irremediable inferioridad respecto a si mismo, de la absoluta inutilidad de sus denodados esfuerzos por alcanzarse, cambió el programa de su ordenador a Linux y se apuntó en un cursillo de macramé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s