El taxista 3260

¿Para qué pregunta eso [la chica del teletaxi]? Ella tiene la información, no necesita preguntar a nadie. Sabe perfectamente cómo está [aquí el nombre de una calle que no consigo entender]. Y mira a este, ahí parado, que no deja pasar a nadie.

Estoy harto del taxi. Harto. Hasta las narices. Antes Lisboa no era así. Era una maravilla conducir por Lisboa. Ahora es una selva. Nadie ayuda a nadie. Llevo 36 años conduciendo por Lisboa. Con el taxi, 22 años. Antes, con camiones o con coche. Ahora estoy deseando jubilarme. Estoy harto del taxi. Y encima, la policía nos persigue. Si cometemos una pequeña infracción, vienen a por nosotros. Y es normal, el taxi es nuestro medio de trabajo, nuestro oficio, es normal que cometamos pequeñas infracciones…

Así que un año más y me jubilo; quiero volver a trabajar en mi profesión. Mi profesión: herrero soldador. Lo dejé, porque estaba harto de pagar impuestos. Llevo 22 años sin pagar impuestos: el taxi no es mío, y con lo que gano no llego al mínimo para tener que pagar impuestos. Los políticos son todos unos caraduras, una vergüenza. Todos. No pienso darles dinero con mis impuestos. Por eso dejé de trabajar como soldador; por eso, y porque no compensaba, todo el trabajo, los viajes…

Pero antes de dejarlo trabajé muchos años como soldador: me recorrí Portugal, llegué a ser jefe de proyectos en mi empresa. Yo fui responsable de algunas de las obras más importantes de este país. Construimos conducciones de agua con tuberías que medían dos metros de diámetro. Eran enormes. Cabía yo dentro y todavía sobraba sitio. En Tras-os-montes, Alto Alentejo, Bajo Alentejo… Yo fui el responsable de todo eso. Y también silos. Poleas, norias, balanzas, cintas… Los silos son un trabajo de precisión. Te voy a contar algo que no sabes: si alguna vez llegas a un sitio y ves que hay mucho cereal almacenado, vete corriendo. El polvo de cereal es peor que la pólvora. Puedes acercar una llama a la pólvora, y que no explote; pero como la acerques a un sitio donde haya polvo de cereal, verás cómo arde todo. Por eso en un silo tiene que funcionar todo perfecto: las norias, las cadenas de transporte, todo. Porque si dos piezas por lo que sea chocan y salta una chispa, vuela todo por los aires. Un silo es un trabajo de precisón.

Cuando me jubile, quiero volver a todo eso. ¿Ves esas rejas de ahí? Eso me cuesta a mí dos minutos. Un juego de niños. Eso no me cuesta a mí nada. Y balcones como esos. Nada.

¿Ya está, es aquí? A ver, espera. Tantas monedas, y no tengo justo la que hace falta… Aquí, ya. Buenas noches, y gracias. Buenas noches. Buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s