Censura

[Tachado: Él la atrajo hacia sí, apretándola suavemente y sintiendo el calor de la piel bajo su blusa. Podía notar la suavidad delgada de la cintura, la tímida explosión adolescente de las caderas, la curvatura sinuosa de su espalda. Ella tenía los ojos cerrados, y así pudo sentir con mayor intensidad las caricias que la mano de él había comenzado a dibujarle cuello arriba, hasta enredarse en el pelo. Se besaron con violencia, y ella apretó los párpados como si le doliese (en realidad, dolía un poco) y luego sus lenguas jugaron a buscar el límite de los labios, y de los dientes, y luego ya no había límite. Por un momento creyeron que no habría aire que les hiciera volver a respirar. Ella bajó su mano por la espalda de él. Él la besó en el cuello y creyó percibir un lejano olor a] flores marchitas.

[Tachado: Él se quitó la corbata y ella le desabrochó la camisa, dejando al descubierto sus hombros y su pecho. Poco faltó para que se desabrochasen también la piel. Los labios galopaban centrímetro a centímetro por el cuerpo del otro, como exploradoras ansiosos.

-Te quiero –dijo ella-, te necesito. Ahora.

Él no dijo nada, porque sus labios descendían ya hacia sus]

[A partir de aquí el texto está tachado con trazos con oscuros y apretados que es irreconocible. En algunos fragmentos el papel se ha rasgado bajo el bolígrafo rabioso del censor. Hacia el final del capítulo hay unas manchas de origen desconocido, y el texto se reinicia al comienzo del capítulo siguiente]

Anuncios

5 pensamientos en “Censura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s