Intuición

La conoceré en un aeropuerto: estará esperando a que aparezca una maleta sin demasiada esperanza. Me olvidaré de todo y la invitaré a un café descafeinado de máquina, con leche templada y dos de azúcar. Esa noche me dejará acariciarle la clavícula, y a la mañana siguiente estará lloviendo tanto que tendremos que casarnos. Nuestra casa será verde, con cocina, baño, tres niños y terraza. Hará calor en esos días felices. Al paso de los desfiles colgaremos nuestra ropa interior y la música que escucharemos todavía no ha sido escrita. La gente nos envidiará. Seguirá habiendo pan y canciones ligeras hasta el día que descubramos que hemos envejecido en ciudades distintas y nos entristezcamos a corazón abierto. No saldrá el sol la noche del veintidós de aquel mes. Le informarán de que su maleta ha aparecido y debe seguir viaje, aunque ya no recuerde adónde iba ni para qué. Nos miraremos a los ojos por última vez. Luego el mundo se quedará definitivamente ciego.

Anuncios

2 pensamientos en “Intuición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.