Dos taxistas

Taxista 1

Como si fuera un chiste: un español, un belga y una italiana van en taxi a un concierto un sábado por la noche. El taxista tiene la radio puesta, porque se está jugando el Benfica – Sporting de Braga (primero contra segundo en la liga portuguesa). Durante el trayecto, el español, el belga y la italiana intercambian algunas conversaciones de circunstancias (“¿Qué partido es? ¿Esa es la Asamblea de la República? ¿Cómo se llama ese puente?”) que serían más que suficientes para que un taxista parlanchín soltase la lengua; pero este no, este está obsesionado con la radio.

Cuando estamos casi llegando, alguien marca gol. El taxista sube el volumen de la radio para tapar nuestras voces y enterarse de quién ha marcado, porque no lo ha oído bien. Es el Benfica. Parece relajarse. “En Portugal hay 10 millones de portugueses”, nos dice, “y 6 millones son del Benfica”. Llegamos a nuestro destino y nos bajamos. “Buena suerte con el partido, le digo”. Se ríe.

Taxista 2

Es casi la 1 de la madrugada y el chico belga, como Cenicienta, necesita llegar a una estación de metro antes de que cierre, porque vive relativamente lejos. “Todavía faltan cinco minutos”, le tranquilizamos. “Si lo pierdes, puedes dormir en mi casa, que hay un sofá muy cómodo”, le dice la italiana. Llegamos al metro más cercano y el belga se baja. Esperamos en el taxi, por si acaso ha perdido el metro; pero no, poco después me llama para decirme que lo ha cogido.

La chica italiana le da al taxista su dirección, y seguimos viaje. “¿Cómo ha terminado el partido?”, le pregunto al taxista. “Ha ganado el Benfica 1-0”. “Ah, hoy estará contenta Lisboa, entonces”. “Toda Lisboa, no”.

Llegamos a la dirección de la italiana, nos despedimos, y se va. No pasan ni cinco segundos, el taxista se gira y me dice: “¿Te puedes creer el tío ese? Una chica tan guapa le dice que se quede a dormir en su casa, ¡y no se queda!”. Me río. “Es que es un caballero…” “¿Un caballero? Más bien es un…” No comprendo exactamente la palabra que utiliza, pero me puedo hacer una idea de su significado.

Anuncios

2 pensamientos en “Dos taxistas

  1. Te voy a contar otra de taxistas, absolutamente verídica, os lo juró por la Thompson de Quico Sabater.

    Parada de taxis. Un chico y una chica se acercan,cada uno por su lado. Tras breve intercambio de palabras, deciden compartir el coche, por aquello de ahorrar y de lo rascada que suele estar la chavalada. Se sientan ambos dos en el asiento trasero y por el camino la chica practicamente viola al chaval, que se dejaba querer con cierta desgana.

    La chica se apea antes y el tío la deja marchar tan pancho.

    Taxista: pero chaval, como la dejas marchar, si lo único que le faltaba era pedirte un hijo.

    Maromo: bah, mujeres hay muchas. Lo importante es que gane el Depor.

    Comprendo al lisboeta 100% algodón.

  2. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s