Oda a las latas de conserva

El pez se me escurre.
Se cae al suelo, y se retuerce
por el suelo.

Aletea.

Me agacho para cogerlo
pero se me escurre
otra vez.

Ay, que casi lo tengo, que lo tengo,
abro la boca para comerme el pez
crudo
pero se me cae al suelo
(y van tres).

Ahora parece que sí
tengo el pez cogido entre mis dedos
apretado como una sardina en lata
jajaja
pero de alguna manera
como un último golpe de voluntad
y con la cola
consigue soltarse
y se va
para siempre
por la alcantarilla.

Por cierto, el pez es una metáfora.

No me gusta comer peces crudos.

Anuncios

Un pensamiento en “Oda a las latas de conserva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s